Informe: ¿Ausentismo y deserción escolar en zonas rurales de Puno?

En el estado de emergencia por Covid 19 ¿Cuál es la realidad de la educación a distancia en el sector rural de la región Puno? Estudiantes de la institución educativa primaria 73025 Kantati Ururi del distrito de Cojata, frontera con Bolivia; de la escuela de Cañicuto en San Antón ubicado a más de 4 mil msnm, ya nos comunicaron su día a día. Tienen que caminar cerros por más de dos horas diarias para tener señal de internet y cargan una radio para escuchar Aprendo en Casa, mejor dicho “aprendo en el cerro”.

Al respecto, el ministro de Educación, Martín Benavides, en junio de este año informó que en el inicio de la pandemia el 70% de estudiantes de zonas rurales no tenían acceso a la educación a distancia, pero con el apoyo de la televisión y radio la brecha se redujo a un 5 %.

En ese mes, como estrategia, el ministro dijo que se entregarán tablets a zonas rurales a partir del mes de julio, sin embargo, el 29 de julio comunicaron que se cayó la compra y no se concretó el contrato con la empresa Topsale SAC. Recién el 24 de agosto, el Ministerio de Educación completó la adjudicación de 1 millón 56 mil tableta. Ahora programan la fecha de entrega en octubre.

Mientras esperan la adquisición de tabletas varias familias del sector rural de Puno informan que sus hijos dejaron la estrategia Aprendo en Casa, incluso el decano del Colegio de Profesores de Puno dijo que unos 18 mil estudiantes de la región ya habrían desertado.

Factores de «deserción» escolar
Para el director de la Unidad de Gestión Educativa Local de Puno no se debe de hablar aún de deserción escolar sino de ausentismo, del cual refiere llega al 5.5% en su jurisdicción, es decir 2500 estudiantes en promedio dejaron la estrategia.

Al preguntarle al director regional de Educación Puno, Mario Benavente, ¿hay deserción escolar en la región? dijo que el jueves tendrán la estadística; sin embargo, refiere que hay factores por los que cientos de estudiantes decidieron abandonar el año escolar. Factor económico, los padres de familia ya no tienen dinero para hacer recargas en sus celulares, como consecuencia, los niños no se pueden comunicar con sus profesores mediante WhatsApp, google meet. Factor emocional, varios estudiantes han perdido a sus familiares en esta pandemia.

Los padres de familia en comunicación con Onda Azul resaltaron el factor seguimiento, en los últimos meses algunos docentes se olvidaron de sus estudiantes y no llaman para reforzar conocimientos difundidos en radio y televisión. Factor acompañamiento en la familia, los padres se hacen los desentendidos con sus hijos, por el contrario, los hacen trabajar.

De igual manera, los mensajes propalados tanto mediante internet, radio y televisión, no los representa, ya que están contextualizados en Lima y no en el altiplano.

Entonces, nos pusimos en los “zapatos” de los padres de familia y pensamos en la siguiente interrogante: ¿Qué estrategias podría plantear el gobierno central para reducir la brecha de la deserción y ausentismo escolar en el presente año?