Identifican una nueva variante del coronavirus que ya está en España

Un equipo de investigadores de la Universidad de Edimburgo ha secuenciado una nueva variante del coronavirus, denominada B1525, detectada mediante secuenciación del genoma en 11 países, entre los que está España, y con un conjunto de mutaciones potencialmente preocupantes, según detalla ‘The Guardian’.

Esta variante B1525 del Covid-19 no se ha detectado sólo en Reino Unido (33 casos). Según este informe, ya está presente en España, con una secuenciación fechada el 25 de enero de 2021 y en otros 9 países: Dinamarca (35), Nigeria (12), Estados Unidos (10), Francia (5), Ghana (4), Canadá (3), Australia (2), Jordania (2) y Bélgica (1). Las primeras secuencias datan de diciembre y aparecieron en el Reino Unido y Nigeria.

La variante B1525 del coronavirus, más esquiva a los anticuerpos

El equipo considera que la variante tiene similitudes en su genoma con la de Kent, B117, y que contiene una serie de mutaciones que han preocupado a los investigadores, incluida la mutación E484K, presente en las variantes que surgieron en Sudáfrica y Brasil y que se cree que ayuda al virus a evadir los anticuerpos que lo neutralizan.

El Dr. Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading, ha señalado en declaraciones que recoge ‘The Guardian’, que si bien no está claro qué efecto pueden tener muchas de las mutaciones en la capacidad del coronavirus para establecer una infección, o en la gravedad de la enfermedad, la presencia de la mutación E484K se sabía por la variante de Sudáfrica que da un grado de resistencia a algunas vacunas: “Todavía no sabemos cómo se propagará esta variante, pero si tiene éxito, se puede suponer que la inmunidad de cualquier vacuna o infección previa se debilitará”.

“Creo que hasta que sepamos más sobre estas variantes, cualquiera que lleve E484K debería estar sujeta a pruebas, ya que parece conferir resistencia a la inmunidad, independientemente de cómo se genere”, ha añadido.

Por su parte, la Dra. Lucy van Dorp, del Instituto de Genética de la University College London, ha señalado que la detección rápida de nuevas variantes es crucial: “Una de las principales ventajas de la vigilancia genómica es detectar temprano los linajes potencialmente preocupantes, para permitir una rápida evaluación de su impacto y prevalencia en otras regiones del mundo”.

Fuente: marca.com