Huaral: condenan a más de 21 años de cárcel a una banda de sicarios

Ocho integrantes de una banda de sicarios que asesinaron a balazos a Christian Alegre Rivera, propietario de una funeraria y a su amigo Rafael Ramos Trinidad, dentro de una pollería en Huaral, el 2015, fueron condenados a más de 21 años de cárcel.

La Fiscalía Provincial Corporativa Especializada contra la Criminalidad Organizada de Huaura, logró después de un proceso que duró cinco años, obtener la sentencia para los ocho involucrados en el homicidio de dos personas y dejar heridos a varios integrantes de una familia al interior de una pollería en Huaral.

El fiscal adjunto provincial Freddy Ernesto Solano Paredes, de los hechos materia de investigación, los implicados son acusados por el homicidio de Rafael Ramos Trinidad y Christian Alegre Rivera, ocurrido el 23 de diciembre de 2015.

El fiscal Freddy Solano, estableció el móvil del crimen como una venganza entre bandas rivales, por la muerte de uno de los integrantes de los “monos de Quepepampa”. Entonces los amigos del fallecido planearon el crimen, para lo cual contrataron a sicarios en Chimbote, ofreciendo pagar 5 mil soles a cada uno.

Es así que contratan a Diyonito Chauca Meza y Henry Darwin Solís Castillo, para realizar el crimen, previó trabajo de reglaje hecho por los integrantes de los “monos de Quepepampa”, rivales de construcción civil de los asesinados, con los cuales disputaban las obras de Huaral.

El Juzgado penal Colegiado Supraprovincial de Huaura, tras la sustentación del fiscal y las defensas técnicas de los implicados, emitió la resolución judicial n.º 47/2021, por homicidio calificado donde sentencia por 21 años y 8 meses, a Luis Morales Arguedas, ya fallecido y sindicado como el cabecilla de la organización criminal; a Diyonito Chauca Meza, sicario que ingresó a la pollería a consumar el crimen, y a Alexander Raprey Rodríguez, conductor de la moto que trasladó a los criminales.

Además de los hermanos Fidel y Benjamín Moreno Gonzales, Raúl Milla Piscoche y a Randy Alfaro Chinchay. En este caso, Solís Castillo, que redujo al vigilante del local, se acogió a la conclusión anticipada en juicio oral y su pena se redujo a 16 años de prisión efectiva. El popular