Joven maya ixil, enfermera y defensora de los derechos humanos, llevaba por nombre Juana Raymundo, fue secuestrada, asesinada y su cadáver hallado con signos de tortura, por lo que el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) exigió hoy Justicia.

“Exigimos se investigue y se sancione a los responsables de este asesinato. Hasta ahora, todos los asesinatos de nuestros defensores están en la impunidad”, aseguró Codeca.

Codeca es una entidad de unión compuesta por mujeres y hombres indígenas desde 1992, que se une y preocupa ante este acto, además de solidaridad por vivencia, ya que este año les han asesinado 6 de sus defensores y coordinadores. A lo que culpan al gobierno, por considerar que no se interesan en el tema.

Juana Raymundo además era integrante del comité ejecutivo municipal del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, por lo que se ha convertido en la “primera mártir” de esta entidad, el titular de la Procuraduría de Derechos Humanos, Jordán Rodas, dictaminó este domingo este asesinato e invitó a las autoridades a “dedicar todo esfuerzo y recurso posible para hacer cesar los continuos actos criminales ejecutados en contra de activistas sociales, militantes políticos, defensores de territorios indígenas y líderes de organizaciones sociales”.

Erik Solheim, director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, dijo el pasado 25 de mayo que la escalada de violencia contra líderes indígenas de Guatemala es “inaceptable”, y que es “imperativo” determinar las responsabilidades de los últimos crímenes ejecutados en el país centroamericano.

Ante esto Codeca exige justicia y pide no quede impune.