Feriado largo: alista tu equipaje y descubre los encantos de la prodigiosa región Junín.

Hermosos paisajes, ciudades históricas y pueblos pintorescos, deliciosa comida y, en especial la calidez y alegría desbordante de su gente, hacen de la encantadora región Junín uno de los destinos imperdibles para visitar en este feriado largo.

Por su cercanía con la ciudad de Lima, poco más de seis horas a través de la carretera Central, la región Junín y en especial el Valle del Mantaro constituyen lugares preferidos por los capitalinos, sin embargo, el tiempo queda corto para conocer toda su belleza en su real dimensión.

Hermosos paisajes, ciudades históricas y pueblos pintorescos, deliciosa comida y, en especial la calidez y alegría desbordante de su gente, hacen de la región Junín, uno de los destinos imperdibles que todo peruano debe conocer en su vida.

Por su cercanía con la ciudad de Lima, la región Junín y en especial el Valle del Mantaro constituyen lugares preferidos por los capitalinos, sin embargo, el tiempo queda corto para conocer toda su belleza en su real dimensión.

En Junín destacan sus provincias Jauja, una de las capitales históricas del Perú, que cuenta como principales atractivos su plaza de Armas y su iglesia matriz, así como la capilla de Cristo Pobre, réplica de la famosa capilla Notre Dame de la ciudad de París, capital de Francia.
L

En las afueras de la ciudad se encuentran los restos arqueológicos de Tunanmarca y la hermosa laguna de Paca, bordeada por bosquecillos de totora y recreos de esparcimiento turístico.

Para quienes quieren quedar maravillados con campos llenos de flores multicolores pueden visitar la provincia de Tarma, reconocida con justa razón como la “Perla de los Andes” y el “Valle de las flores”, gracias a su paradisiaco paisaje campestre con extensas plantaciones de flores y hierbas aromáticas que alegran el espíritu y disipan cualquier síntoma de estrés.

Tarma posee una amplia oferta turística en la que destacan su arquitectura colonial, complejos arqueológicos prehispánicos, paisajes naturales y sabrosa gastronomía. En la plaza de Armas de Tarma se encuentran la catedral de Santa Ana, el Centro Cultural Fortunato Cárdenas y la capilla del Señor de la Cárcel.

Otro atractivo religioso es el convento de las Hermanas Clarisas.  En las afueras de Tarma se ubican el centro arqueológico de Tarmatambo, los andenes de Vitoc Anta, el santuario del Señor de Muruhuay, la gruta de Mamahuari en Huaricolca, un tramo del Camino Inca en La Unión, y la gruta de Huagapo en Palcamayo.

Los artesanos de San Pedro de Cajas son famosos por sus alfombras que se manifiestan sobre todo durante la Semana Santa. Por su parte, el Santuario Nacional Pampa Hermosa, en Huasahuasi, es un área protegida de alta biodiversidad andino-amazónica. 

Otra provincia a visitar es Concepción, donde destaca el histórico convento de Santa Rosa de Ocopa, fundado en 1725. Una maravilla cultural y turística que atesora libros de los siglos XVI, XVII y XVIII y en su pinacoteca lienzos de la escuela huamanguina y cusqueña. Su biblioteca conserva cerca de 20,000 volúmenes. En el convento también se ubica el Museo de Historia Natural de la Selva, que muestra el trabajo científico y cultural realizado por los padres franciscanos.

En Concepción el viajero puede visitar también el complejo turístico Piedra Parada, el mirador de la estatua de la Virgen Inmaculada Concepción, de 35 metros de altura y desde donde se puede observar la majestuosidad del Valle del Mantaro. 

Por su parte, en la provincia de Chupaca destaca la cruz tallada en piedra llamada Cani Cruz, que data de 1534 y es la señal religiosa más antigua que se tiene en el país. Está hecha de piedra caliza, en la que se ha tallado la imagen de Cristo y la Virgen del Rosario, como parte de la labor realizada por el Tribunal de la Santa Inquisición en América.

También se encuentra la laguna de Ñahuimpuquio, cuyo nombre significa “ojo de agua” en quechua. Es un manantial gigantesco donde se crían truchas y en este lugar los pobladores alquilan caballos y botes para pasear.

En la provincia de Huancayo, donde se encuentra la ciudad del mismo nombre que es capital de la región Junín y cuyos pobladores son considerados los más felices del Perú, lo que se expresa en su música, sus danzas, la celebración de sus festividades y la forma cómo emprenden los retos. 

En la ciudad de Huancayo resaltan su plaza principal, llamada Constitución, donde se encuentra su iglesia, elevada a la categoría de Catedral por Bula del Papa Pío XII, construida con un estilo neoclásico y en cuyo interior se conservan pinturas de la Escuela Cusqueña.

También destacan la plaza Huamanmarca, la más antigua de la ciudad, el Parque de la Identidad Huanca, el Cerrito de La Libertad, mirador natural ubicado a un kilómetro al este de la ciudad y desde donde se observa un excelente panorama de gran parte del valle del Mantaro.

En esta provincia destacan uno de los atractivos naturales más bellos de la zona central del país: el nevado de Huaytapallana, ubicado a 5,200 metros sobre el nivel del mar, donde se puede practicar deportes de aventura como el andinismo y el snowboarding.

En la parte baja del Huaytapallana, que significa “Lugar donde se recogen flores”, existe una hermosa flor llamada sumarchuncho que florece solamente en Semana Santa y se recolecta para la confección de coronitas pascuales.

Otros destinos de obligada visita son Cochas Chico y Cochas Grande, anexos del distrito de El Tambo, ubicados a once kilómetros al noreste de Huancayo. Son pueblitos pintorescos cuyos habitantes se dedican al burilado de mates, frutos parecidos a la calabaza. Este arte consiste en el grabado, utilizando un buril o cuchilla, de imágenes referidas a las costumbres tradicionales y la vida del pueblo, para lo cual los artesanos imprimen su gran destreza y creatividad.

El turismo de una región tan vasta como Junín no culmina en el valle del Mantaro, sino que se extiende a la selva central que también forma parte del departamento. Allí se han habilitado corredores turísticos bioseguros, como el Corredor turístico Chanchamayo, que comprende los atractivos: laguna Don Bosco, piscina natural de Palmapata, catarata Tirol, catarata Las Tres Reinas, jardín botánico El Perezoso, catarata El Tigre, catarata Velo de la Novia, catarata Bayoz, cascadas del Fundo San Isidro, y las comunidades nativas Pampa Michi, Marankiari y Bajo Quimiriki.

Otro corredor bioseguro habilitado es el Corredor turístico Satipo, que comprende la cascada Mariposa o cascada Andrés, cascada Promesa de Amor, las cataratas Gallito de las Rocas y Catarata Imperitaja o Tina de Piedra, la comunidad nativa asháninka Boca Capirushari y la mina de Sal de Sonomoro.

Fuente: andina.pe