Fausta se muda luego de 4 años de un dulce emprendimiento exitoso.

Sin perder la tradición y con sus memorables recetas de antaño, Fausta Pastelería casera crece y se muda más cerca de su público en el mismo corazón de Miraflores.

El sabor de la bisabuela se traslada a la estación de servicios AVA en Comandante Espinar, esquina con Angamos Oeste, desde donde podrás probar los mejores alfajores de Lima de camino a casa.

“Desde que Fausta abrió sus puertas, hace 4 años, no hemos parado. El público se volvió amante de nuestros alfajores con manjar de olla, guargüeros moqueguanos, limones de convento rellenos, turrones con miel frutada y todos los demás dulces de antaño que evocan tradición y familia”, dice Mila Huamán, chef y propietaria de Fausta.

“Iniciamos esta nueva etapa sin perder la esencia de nuestro origen regional emprendedor, que nos inspira Fausta Abal, mi bisabuela luchadora que nos motiva a seguir rescatando los dulces de convento”, agrega Mila Huamán.

Fuente: peru21.pe