Fallece Inin Sheka, el primer cineasta indígena amazónico del Perú

José Roque Maynas falleció el domingo 21 de febrero. Es recordado por participar en un proyecto cinematográfico que vio la luz en 1972, hace casi cinco décadas.

Servindi, 22 de febrero, 2021.- José Roque Maynas, llamado también Inin Sheka y reconocido por ser el primer cineasta indígena amazónico del Perú, falleció este domingo 21 de febrero.

Así lo informó la Escuela de Cine Amazónico que lamentó la muerte del shipibo que en 1972 grabó una serie de imágenes que dieron pie a una película sobre la caza ilegal de animales en la selva.

En retribución a su labor, la escuela pidió que Inin Sheka sea reconocido por las autoridades por ser “pionero de la auto representación audiovisual desde las culturas originarias”.

“José es parte de la historia del cine peruano, es pionero de la auto representación audiovisual desde las culturas originarias y como tal debe ser reconocido por el Ministerio de Cultura y las autoridades regionales”, indicaron.

La muerte de Inin Sheka (“Olor fragante”) se produjo el mismo día (21 de febrero) en que el mundo conmemoraba el Día Internacional de la lengua materna.

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=2831654473740190&id=1554348511470799

Rol en el cine indígena

Un artículo escrito en 2012 por el documentalista y director de la Escuela de Cine Amazónico, Fernando Valdivia, ofrece más luces sobre el rol pionero del Inin Sheka en el cine indígena.

En él, Valdivia narra la experiencia del indígena en el “Proyecto Audiovisual Shipibo” impulsado por el antropólogo holandés Tom Arden, en 1970, en la selva peruana.

El proyecto contó con la participación de cuatro indígenas, pero fue José Roque Maynas quien destacó por las tomas que grabó, luego de recibir instrucción técnica.

José Roque viendo “Shipibo, Men of the Montaña”. Foto: Artículo de Fernando Valvidia

Roque había elegido filmar cómo se cazaban los animales en Calleria, a pocas horas de Pucallpa, y los problemas con los cazadores furtivos que cazaban sin permiso y cualquier animal.

Esto, debido a que él consideraba al cine como una herramienta de suma importancia para sensibilizar sobre los problemas en su pueblo y generar memoria.

Su trabajo sorprendió tanto a los holandeses que —según le contó luego a Valdivia — “en Holanda no creían que él las había filmado”.

Las tomas grabadas por Roque darían pie a una película de una hora integrada por cuatro cortos de 15 minutos que luego fue proyectada en varias comunidades de Ucayali.

Aunque al cabo de un tiempo el proyecto se paralizó, la película que grabaron es hasta hoy valorada como el primer testimonio cinematográfico realizado por indígenas amazónicos.

Fuente: servindi.org