España: Discotecas de Cataluña y Baleares reabren sus puertas, pero con pasaporte sanitario

Las discotecas de Cataluña y Baleares, dos de las regiones más turísticas de España, reabrirán sus puertas este viernes aunque para entrar será necesario presentar un pasaporte sanitario, mecanismo todavía descartado a nivel nacional.

Cerradas desde hace un año y medio, las discotecas del archipiélago mediterráneo de Baleares -que incluye a las de la popular Ibiza, centro mundial de los clubes nocturnos- podrán volver a recibir clientes con un aforo máximo del 75%.

“Vuelven las discotecas, con acceso seguro”, celebró en Twitter el gobierno regional tras obtener hace unos días la autorización de la justicia para exigir un pasaporte sanitario, que acredita la inmunización o ausencia de COVID-19, como también hicieron las de Cataluña.

“La persona que quiera acceder a estos establecimientos” como discotecas o karaokes, “deberá presentar cualquiera de los certificados previstos en soporte digital o en soporte papel”, indicó el jueves el Tribunal Superior de Justicia de esta región del noreste del país, autorizando la solicitud del ejecutivo catalán para poner en marcha la medida.

En esta dinámica región mediterránea, las discotecas podrán reabrir con una capacidad máxima del 70% en interiores y exteriores. El uso de mascarilla seguirá siendo obligatorio, como en Baleares, excepto para beber, mientras que las consumiciones seguirán prohibidas en la pista de baile.

Con una tasa de incidencia ahora de 80,92 casos por 100 000 habitantes en las últimas dos semanas -superior a la media nacional de 50,96-, Cataluña fue el epicentro en España de la quinta ola de la pandemia en julio.

Vacunación en España

Para enfrentar esta explosión de casos, especialmente entre los jóvenes todavía sin vacunar y que se dio tras una breve reapertura de las discotecas, el gobierno catalán decidió cerrar de nuevo estos locales a comienzos de julio, además de recuperar el toque de queda nocturno, que la justicia ordenó levantar a mitad de agosto.

En España, donde la sanidad es una atribución regional, la mayoría de medidas de lucha contra la pandemia se toman a nivel local.

Desde finales de julio, solo Galicia (noroeste) pedía mostrar un certificado de vacunación o un test negativo para acceder a hoteles o bares.

En la región de Madrid, sin embargo, las discotecas nunca llegaron a cerrar del todo desde el fin de la primera ola de la pandemia aunque actúan en la práctica como bares o restaurantes, ya que sigue prohibido bailar.

España -uno de los países más avanzados en su campaña de vacunación, con un 87,4% de su población mayor de 12 años con la dosis completa-, descarta por el momento la idea de exigir un pase sanitario para acceder a lugares con público, a diferencia de Francia o Italia.

AFP