Escándalo ambiental: Amazon destruye millones de productos en buen estado.

ESCOCIA. Televisores inteligentes, ordenadores de alta gama, drones, libros e incluso paquetes de 20 000 mascarillas contra el COVID-19 sin utilizar. Amazon está destruyendo millones de productos en buen estado que no ha vendido en su plataforma de comercio digital. Un escándalo ambiental hasta ahora no documentado.

Así lo ha destapado ayer lunes una investigación del canal británico ITV News, que ha logrado obtener un grabación encubierta de lo que sucede en el interior del almacén que el gigante tecnológico estadounidense tiene en Dunfermline, Escocia. Un trabajador de la empresa logró colar una cámara que ha registrado como todo ese material intacto es apilado en cajas marcadas para “destruir”.

La televisión británica también ha obtenido documentos internos que prueban que en Dunfermline se destruyeron más de 124 000 productos durante una semana. Y ese es solo uno de los 24 centros logísticos de Amazon que operan en el Reino Unido, con lo que se estima que el volumen de bienes nuevos o devueltos sin utilizar que son eliminados es mucho mayor.

En el mismo período que muestran los documentos obtenidos, Amazon etiquetó 28.000 artículos para ser donados.

Abocados en vertederos

«En general, el 50% de todos los artículos están sin abrir y aún en su envoltorio retráctil. La otra mitad son devoluciones y están en buenas condiciones”, explica un exempleado bajo condición de anonimidad. “El personal simplemente se ha vuelto insensible a lo que se les pide que hagan».

La investigación ha rastreado los camiones en los que se trasladaban todos estos productos en buen estado para ser abocados en centros de reciclaje e incluso en vertederos. De la cadena de producción directamente a la papelera.

¿A qué se debe, pues, ese desperdicio? El artículo señala que la razón es que a los proveedores de Amazon les resulta más económico deshacerse de esas mercancías que pagar para que permanezcan almacenadas en los centros del mayor minorista en línea del mundo.

Este modelo económico no es ilegal. Tras ser consultada por ITV News, Amazon ha asegurado que está trabajando “hacia un objetivo de eliminación cero de productos”, mientras desmiente que ese materia rechazado esté siendo abocado en vertederos. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha asegurado ante las cámaras que se investigará esa “acusación a una sociedad consumista”.

Fuente: ITV News; Traducción de El Periódico.