¿Es seguro comer los huevos con restos de sangre?

Las claras y sobre todo las yemas de los huevosllegan algunas veces con unas manchas rojas o restos de sangre. Para muchas personas resulta un tanto desagradable, mientras que a otras personas les puede parecer incluso repulsivo, pero lo que es cierto es que las motas de tonalidad rojizas no representan ningún riesgo para nuestra salud. Aquí te contamos de qué se trata este fenómeno en los huevos.

La manchas rojas presentes en las yemas o claras de algunos de los huevos crudos no significan ni que esté en malas condiciones, ni que hayan perdido su frescura. ¿Qué son entonces? Son restos de sangre debidos a la ruptura de algún vaso sanguíneo o pequeños pedazos de tejido que el propio huevo arrastró en su proceso de formación, en cuyo caso son también de color marrón o blanquecino.

Hay quienes no les gusta estas motas de tonalidad rojizas porque existe el mito popular de que es un signo de que el huevo ya ha sido fecundado y que es un pollo en formación. Pero no es más que una creencia que no es cierta y no se trata de un proyecto de pollito. Aunque no ocurre nada si se comen, es recomendable quitar estas manchas antes de ingerir. Hay que hacerlo cuidadosamente con un cubierto.

Al calentar el huevo en el microondas, se crea una acumulación de vapor dentro de la cáscara, que puede provocar que el alimento explote dentro o fuera del aparato. (Foto: Pexels)

Al calentar el huevo en el microondas, se crea una acumulación de vapor dentro de la cáscara, que puede provocar que el alimento explote dentro o fuera del aparato. (Foto: Pexels)

Por qué están en la clara o en la yema

Estas manchas rojas tienen una explicación científica. Las manchas en la yema se deben a que la ruptura de la vena se ha producido en el interior del ovario. Mientras que la que aparece en la clara del huevo, procede del oviducto, que es el conducto que van recorriendo los óvulos mientras se desarrollan.

Los ovarios de las gallinas están llenos de esos diminutos vasos sanguíneos y no es raro que alguno de ellos se rompa durante el proceso de formación. Según los expertos, la presencia de esas manchas no es demasiado frecuente, se calcula que las tienen entre el 1 y el 3% de los huevos comercializados.