En solo 20 días, febrero suma casi tantos decesos como enero

Febrero, antes sinónimo de verano, alegría y carnaval, es ahora, por causa de la pandemia del COVID-19, un luctuoso mes. Y es que solo en sus 20 primeros días los muertos por el nuevo coronavirus, de acuerdo con el subregistro que se evidencia en el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef), habrían alcanzado los 19,996, muy cerca ya de los 21,740 fallecimientos reportados en enero.

Pese a esta noticia, hay un indicador al que debemos prestarle atención: la velocidad en la que se incrementa el número de fallecidos. Pese al alto número de muertos, dicha curva ha evidenciado una desaceleración en febrero.

Cifras del Sinadef

Correo revisó las cifras del Sinadef y comprobó que durante el mes pasado el número de decesos aumentó en un promedio de 100 por semana. Es decir, pasó de 500 a 600, luego a 700 y, finalmente, llegó a un pico de 900 fallecimientos diarios.

En contraste, en lo que va de febrero dicho promedio se mantuvo entre 900 y 1000 decesos (ver infografía).

Análisis. Sobre el tema, Rodrigo Parra, ingeniero electrónico de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), destacó que hace cuatro semanas hay una desaceleración en el aumento de los decesos por causa del SARS-CoV-2.

“La curva hasta ayer seguía creciendo, pero a una menor velocidad de la que tuvimos en quincena y hasta finales de enero. Enero le ganó a diciembre y febrero en cuanto a pendiente”, dijo el analista en diálogo con Correo.

El fundador del sitio web situacioncovid.pe precisó que en enero el incremento de las defunciones fue mucho más “veloz” que, incluso, la primera ola en cuanto a fallecidos.

“Si hubiésemos mantenido la velocidad de enero este mes, estaríamos hablando de que la curva estaría en más del 50% que la primera ola”, refirió.

Agregó que en regiones como Lima y el Callao la desaceleración es notoria.

El descenso puede observarse en Lima Este, Lima Centro y Lima Norte, aunque en Lima Sur todavía no.

“Esto no quiere decir que todos los distritos estén descendiendo pero, en conjunto lo están haciendo”, aclaró.

Advirtió, asimismo, que en regiones como Ayacucho, Huancavelica, Junín, Loreto y Ucayali la curva todavía no se desacelera y aún aumenta.

Número de decesos que registra febrero

INCERTIDUMBRE. Respecto al gran número de decesos que registra febrero, Parra explicó que tendrá más muertes porque mantiene un nivel, pero que, no obstante, este no está creciendo. “Incluso, hay una tendencia a caer”, afirmó.

En otro momento, se refirió a las cifras del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades, que en diciembre registró 2655 decesos por COVID-19, en enero 9523 y en lo que va de este mes un total de 11,472 muertes.

Añadió que si bien hace cuatro semanas hay una desaceleración en la curva de fallecimientos, esto puede cambiar por la aparición de una nueva variante del coronavirus o por los cambios o restricciones que se apliquen desde el Gobierno.

En ese sentido, recordó que con la Fase 3 de la reactivación se observó un ascenso en los casos.

MÁS TIEMPO. Por su parte, Julio Cachay, médico infectólogo de la clínica Ricardo Palma, sostuvo que las cifras observadas podrían mostrar un indicador favorable respecto a la evolución de la pandemia en la segunda ola.

Sin embargo, señaló que para que la desaceleración sea una certeza, la curva de defunciones por el COVID-19 debería mantenerse en los próximos días e, incluso, mostrar una tendencia a la baja.

“Es un buen indicador (…), pero la disminución del número de fallecidos se ve en paralela al número de nuevos casos. Y esto obviamente va orientándonos a que el brote epidémico tiene una tendencia a descender. La confirmación la vamos a estar viendo en esta semana”, adelantó.

Cachay explicó que lo que también se aprecia en ocasiones es que el número de casos nuevos “tienen una tendencia a disminuir”, pero el número de fallecidos persiste o aumenta.

Explicó que esto ocurre porque los decesos se dan entre el cúmulo de personas que están todavía internadas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Por su parte, el infectólogo y presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú (CMP), Augusto Tarazona, manifestó que para verificar si existe una disminución constante respecto al número de decesos por el SARS-CoV-2, la secuencia debe observarse por no menos de 10 días.

“Está reportándose menor número de casos según estos últimos días; en lo que va de esta semana, progresivamente, cuatro días continuos (…). Una mirada más sostenida a los casos que hemos visto últimamente sería de no menos de 10 días”, reiteró, al precisar que “la curva global sigue alta”.

Aseguró que lo registrado hasta el momento responde al desarrollo común de una pandemia, por lo que descartó que las restricciones del Gobierno por “la cuarentena flexible” hayan tenido un efecto positivo en cuanto a mitigar el número de contagios y muertes por el nuevo coronavirus.

“La epidemia podría estar autocontrolándose, ojalá sea cierto (la desaceleración), pero todavía tenemos que observar unos días más”, dijo.

Tarazona detalló también que, dado el desarrollo de la segunda ola, es posible que “la disminución de casos de fallecidos vaya a ser más lento”.

El médico también recordó la propuesta del CMP para hacer frente a la pandemia “con cuarentenas focalizadas al mayor nivel posible”, control de focos superproductores (zonas con contagio elevado) y cuarentenas periódicas controladas.

“Lo que hemos tenido ahora es sálvese quien pueda”, agregó.

Febrero pasó en muertes al pico más alto de la primera ola

El epidemiólogo César Cárcamo indicó a Correo que la segunda semana de febrero es la peor en muertes por COVID-19 desde que empezó la pandemia, en marzo de 2020.

“En la semana del 7 de febrero fallecieron a diario, en promedio, 624 personas, que supera al máximo de la primera ola, que fue de 577 en la semana del 2 de agosto”, explicó.

El médico precisó que esto representa un 8% de exceso.

Fuente: Diario Correo