Empresas deberán tomar pruebas de descarte de COVID-19 a trabajadores que se reintegren a sus labores

El Ministerio de Salud (Minsa) aprobó lineamientos que deberán seguir los empleadores frente a la reactivación de sus actividades. Para ello, fija la obligación de preparar una nueva política interna denominada “Plan para la vigilancia, prevención y control del coronavirus en el centro de trabajo”.

La resolución ministerial indica, en primer lugar, que este documento deberá clasificar los puestos de trabajo en cuatro categorías, en función de su exposición a riesgos de contagio de COVID-19 (de bajo a muy alto).

  • Riesgo bajo de exposición: Personal que no tiene contacto con público en general ni contacto con personas contagiadas o con sospecha de COVID-19.
  • Riesgo mediano de exposición: Personal de atención al público, por ejemplo.
  • Riesgo alto de exposición: Trabajadores de limpieza, de funerarias, o con contacto en zonas sospechosas de COVID-19, por ejemplo.
  • Riesgo muy alto de exposición: Por ejemplo, personal médico dedicado a la atención de pacientes contagiados con COVID-19.

La determinación del grado de riesgo debe hacerla el médico ocupacional del empleador, independientemente del tipo de contrato de trabajo, explicó Diego Castillo, asociado senior de Hernandez & Cía.

De otro lado, se establece como otra medida de prevención obligatoria, el uso de mascarillas durante la jornada laboral y la toma de temperatura al ingreso y a la salida del centro de trabajo.

Las empresas que ya han venido operando (por ser de actividades esenciales) deberán adaptarse a estos nuevos requerimientos, salvo que las disposiciones propias de su sector económico ya dispongan protocolos específicos para el trabajo emitidos por el Gobierno.

¿Qué sucederá si no siguen los lineamientos?

El incumplimiento de estas nuevas disposiciones puede conllevar la aplicación de multas a imponer por Sunafil, como consecuencia de incumplimientos de medidas sobre seguridad y salud en el trabajo, agregó Castillo.

“Recordemos que el empleador tiene un deber de prevención previsto en la Ley de Seguridad y Salud en el trabajo, el cual alcanza también el cumplimiento de medidas de protección de la salud implementadas por el Gobierno”, dijo.