Empresas deben adoptar medidas preventivas en relación con la salud mental de sus colaboradores

Debido a la pandemia por el COVID-19, es importante que los empleadores adopten las medidas preventivas con relación a la salud mental. Según el Instituto Nacional de Salud Mental el 52.2 % de limeños sufre de estrés debido al COVID-19 y el 54.6% ha presentado problemas para dormir.

El licenciado Eddie Varillas, del centro médico AMC, indicó que el estrés post traumático causado por el virus del COVID-19 se manifiesta de 3 a 6 meses después de haber tenido la enfermedad. Es así que, si bien no se manifiestan secuelas físicas, se empiezan a evidenciar secuelas emocionales, con cuadros de depresión, falta de motivación o abuso de sustancias como café o alcohol, entre otros.

En ese sentido, el rol fundamental que cumplen las empresas para controlar los problemas de sus trabajadores, relacionados a la coyuntura sanitaria, económica y social, que no solo afecta a sus familiares y personas cercanas, sino también que se puede trasladar al ámbito laboral, afectando su productividad y desenvolvimiento en la rutina laboral.

Además, la ley 30947 (artículo 24) señala que la evaluación médica en salud mental puede ser parte de los exámenes médicos ocupacionales que hacen los empleadores, adicionalmente, el reglamento de la Ley de salud mental señala que los empleadores desarrollan actividades de carácter preventivo en relación con los riesgos que afectan a sus trabajadores, incluyendo los riesgos psicosociales, en el marco de las obligaciones que establece la normativa sobre seguridad y salud en el trabajo.

¿Cómo empezar?

Cabe señalar que, no es una tarea fácil visibilizar la salud mental en los centros laborales porque los jefes suelen estar acostumbrados a atender los riesgos de carácter físico como por ejemplo los accidentes de trabajo. “Hoy es necesario tomar conciencia de la importancia de los riesgos psicosociales y emocionales, contar con la información adecuada del caso y colaborar con la salud mental de los trabajadores. Para ello, es fundamental detectar, abordar y brindar acceso a la atención”, expresó Eddie Varillas del centro médico AMC.

Las empresas que desean abrir espacios adecuados para sus colaboradores pueden desarrollar actividades o programas que incluyan medidas de identificación, evaluación, atención y protección de los factores que afecten la salud mental. También, pueden implementar momentos de distención para activar la movilidad de los trabajadores, así como programas de reconocimiento y logros, o incluso organizar actividades socioculturales y deportivas, con el fin de conciliar y armonizar las responsabilidades familiares y el derecho al trabajo de las personas. El popular