El incalculable valor de la vida silvestre

Los animales salvajes y las plantas silvestres, además de su valor intrínseco, contribuyen a los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos del bienestar humano y el desarrollo sostenible.

Servindi, 2 de marzo, 2021.- El Día Mundial de la Vida Silvestre es una fecha propicia para celebrar la belleza y la variedad de la flora y la fauna salvajes, y crear conciencia sobre sus beneficios para la humanidad.

La celebración que se realiza cada 3 de marzo también nos recuerda la necesidad urgente de combatir los delitos contra el medio ambiente y la disminución de especies causada por la actividad humana.

El tema de celebración en el 2021 es: “Los bosques y los medios de subsistencia: sustentar a las personas y preservar el planeta“.

Trata de arrojar luz sobre los vínculos entre el estado de los bosques y terrenos boscosos de nuestro planeta y la preservación de los millones de medios de subsistencia que dependen directamente de ellos.

Presta particular atención a los conocimientos tradicionales de las comunidades que han gestionado los ecosistemas forestales y su vida silvestre durante siglos.

El tema se ajusta a cuatro de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (1, 12, 13 y 15), y a sus compromisos de aliviar la pobreza, asegurar el uso sostenible de los recursos y conservar la vida en la tierra.

“Los bosques y los medios de subsistencia: sustentar a las personas y preservar el planeta”

Los bosques y los terrenos boscosos abarcan casi una tercera parte de la superficie terrestre del planeta, y son pilares fundamentales para los medios de subsistencia y el bienestar de los seres humanos.

Más de 800 millones de personas viven en bosques tropicales y sabanas en países no industrializados.

Las comunidades indígenas y rurales dependen de esos sistemas naturales para satisfacer sus necesidades esenciales, desde alimentos y refugio hasta energía y medicamentos.

Además de una relación cultural y espiritual especial con dichos entornos, los pueblos indígenas y las comunidades locales son los custodios históricos de las reservas más importantes de diversidad biológica, incluidos los bosques.

Muchas personan quizás no conozcan directamente estos entornos, pero deben saber que los servicios que brindan los ecosistemas y los recursos del bosque son esenciales para la economía mundial y las personas en todo el mundo.

Esos servicios van desde el filtrado y el almacenamiento de agua dulce para garantizar la fertilidad de los suelos o para regular el clima, 

Sin embargo, los bosques se encuentran hoy en la encrucijada de múltiples crisis planetarias, desde la crisis climática hasta la pérdida de biodiversidad y las secuelas sociales y económicas de la pandemia.

Fuente: servindi.org