El epidemiólogo del modelo sueco, apartado por el Gobierno

El epidemiólogo que dirige la estrategia de Suecia contra el coronavirus, Anders Tegnell, está perdiendo su influencia en el Gobierno del país nórdico después de que se haya producido una división en el Ejecutivo con el aumento de muertes a causa del coronavirus.

Según apunta la prensa sueca, el experto parece estar siendo apartado ante el auge de la pandemia en la nación escandinava tras su vaticinio de que el impacto de la segunda ola sería menor que en otros territorios debido a un aumento de la inmunidad colectiva, algo que se ha demostrado por el momento erróneo.

La rueda de prensa que ofreció el jueves el primer ministro sueco, Stefan Lovfen, tuvo lugar a la misma hora en la que comparecía Tegnell para analizar la situación del país, como hace habitualmente en España Fernando Simón, director del CCAES. Este hecho ha sido tomado por la prensa sueca como una clara muestra de la división existente.

División en el Ejecutivo

“Ciertamente hay una división y estoy bastante seguro de que muchos en el gobierno han perdido la fe en la Agencia de Salud Pública”, afirmó en The Telegraph Nicholas Aylott, profesor asociado de Política en la Universidad Södertorn de Estocolmo.

“Según algunos cálculos, ahora tenemos exactamente el mismo nivel de propagación del virus que teníamos en la primavera, y eso es una refutación de la estrategia de Tegnell tan clara como se podría desear”, añadió Aylott en el medio británico.

Mayor impacto que en sus vecinos

Suecia acumula desde el inicio de la pandemia más de 243.000 casos y 6.600 muertes, unas cifras superiores a los de sus vecinos nórdicos, quienes optaron por medidas más estrictas en primavera. Además, el virus está impactando con fuerza en esta segunda ola y las autoridades sanitarias consideran que se alcanzará el pico de contagios a mediados de diciembre.

Suecia decidió cambiar su estrategia ante el aumento de los casos a mediados de octubre para aplicar medidas más estrictas, tras optar por evitar confinamientos en primavera, como hicieron la mayor parte de países de Europa. Los expertos consideran que esta decisión ha evitado que la propagación haya sido mayor, algo que no ha impedido que hayan surgido discrepancias en el Gobierno sueco por el plan de Anders Tegnell.

Fuente: as.com