El 90% de las emergencias psiquiátricas pueden resolverse en casa

El impacto psicosocial que está generando la pandemia en las familias empieza a manifestarse en el incremento de casos de emergencias psiquiátricas que llegan a los centros especializados, la mayoría de las cuales, pueden atenderse en el seno del hogar, manifestaron especialistas del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM).

El jefe del Servicio de Emergencia, Franz Alvarado Sánchez, informó que el 90% de las emergencias psiquiátricas puede resolverse por los familiares con solo acciones inmediatas para estabilizar a la persona en crisis, mientras que entre el 10% a 15%, necesita de una hospitalización breve, de 12 a 72 horas, y un tercer grupo, el 5%, una intervención un poco más prolongada.

“Los datos demuestran que a familia es clave para que su ser querido se estabilice, ante problemas mentales que le afloraron problemas mentales por la pandemia o porque se le agudizaron”, comentó.

Recomendaciones

Para Alvarado Sánchez, la primera acción inmediata es que los familiares reconozcan que son el mayor soporte emocional para su ser querido con enfermedad mental, y proveedor de la medicación.

Es importante que sigan las indicaciones del médico tratante y apliquen lo aprendido en las terapias sicológicas, aconseja el jefe del Servicio de Emergencia.

Para el especialista, la escucha activa es fundamental, pues por más que tenga un trastorno psiquiátrico, no deja de ser una persona asustada por el actual momento.

“Es fundamental integrarlos dentro de la dinámica familiar tomando las precauciones del caso indicado por el médico; y sobre todo darles mucho afecto”, sostiene.

Asimismo, si el familiar está sufriendo algo que no puede controlar, como un cuadro de ansiedad, depresión, estrés, miedo, desesperación o angustia, es importante acompañarlo, darle tranquilidad y buscar ayuda profesional.

Una importante opción es acudir a los centros de salud mental comunitario para su evaluación, detección y/o tratamiento oportuno, a fin de evitar una crisis que los lleve a una emergencia, señala.

También recomienda estar alerta a los cambios de estado de ánimo (tristeza e irritabilidad), agitación inusual, desinterés por cosas que antes le interesaban, hablar reiteradas veces sobre la muerte o de intentos de suicidio, son signos que no deben pasarse por alto.

Otros signos

Otras señales de alarma son los desórdenes de sueño o alimentación, ansiedad persistente, controlar su cuerpo de manera constante, como tomarse la temperatura muchas veces al día o tener precauciones de higiene exageradas.

El abuso del alcohol, drogas o comer en exceso como una forma de lidiar con el estrés, son indicadores que hay problemas de salud mental que necesitan ser atendidos.

Alvarado Sánchez exhortó al cuidado de las emociones, a la ayuda mutua, a expresar lo que se siente. “El guardar los sentimientos no es saludable y puede afectar en un largo plazo”, acotó.

El Servicio de Emergencia del Instituto Nacional de Salud Mental atiende de forma presencial, las 24 horas, todos los días.