EE.UU.: Trump lanza nuevos controles inmigratorios para dificultar el asilo

Este lunes el Gobierno de Donald Trump, reforzó su postura contra la inmigración procedente de Centroamérica tras anunciar que impedirá el asilo a los inmigrantes que no lo soliciten antes en un “tercer país seguro”.

El Departamento de Justicia y el de Seguridad Nacional de EE.UU., utilizan esta maniobra como un nuevo intento de la Administración estadounidense de reducir el flujo migratorio en la frontera con México.

La nueva orden publicada en el Registro Federal y que entrará en vigor desde este martes 16 de julio indica que. “un extranjero que entre o intente entrar en EE.UU. a través de la frontera sur después de no haber solicitado protección en un tercer país fuera de sus países de ciudadanía, nacionalidad o de última residencia legal habitual que hubiese transitado en camino a EE.UU. no es apto para asilo”.

La legislación de EE.UU., permite a los solicitantes de asilo hacerlo al llegar a la frontera sin tener en cuenta su ruta, pero cuenta con una excepción para aquellos que lo hacen a través un tercer país.

En la actualidad, sin embargo, el Gobierno solo cuenta con un acuerdo específico al respecto en el que reconoce como “tercer país seguro” a Canadá. De acuerdo a datos oficiales, en el año fiscal 2018 se concedieron 13.168 protecciones de asilo de las más de 162.000 peticiones presentadas.

Tal medida que entrará en vigencia este martes no ha sido bien recibida por los sectores más progresistas, que ven el anuncio como un ataque a los derechos de los inmigrantes, e incluso la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU)