EE.UU.: Manifestantes salen a las calles para protestar contra el racismo hacia los asiáticos

Atlanta, Nueva York y Washington, entre otras importantes ciudades de EE.UU., vieron la irrupción de manifestaciones antirracistas y de apoyo a la comunidad asiática este domingo. El hecho que ha desatado la protesta es un tiroteo desatado contra varios salones de masajes orientales en el estado de Georgia.

La Policía, sin embargo, afirma que el crimen no tuvo un móvil racial. El atacante, Robert Aaron Long, fue arrestado el martes 16, después de abrir fuego en tres salones en la ciudad de Atlanta y en los suburbios de la urbe. Durante su interrogatorio, Long negó que tuviera motivos raciales, y en cambio alegó que tenía una adicción sexual y quería “eliminar” una tentación.

“No soy tu tentación”, se leía precisamente en el letrero que llevaba Kat, una mujer asiático-estadounidense en una protesta de Washington. En la misma manifestación, Xin Hua, una mujer de 37 años, dijo estar “realmente enojada” porque la Policía no ha calificado el tiroteo fue por motivos raciales. “El hecho es que seis mujeres asiáticas fueron asesinadas”, señaló la mujer a la agencia de noticias AFP.

Tercera minoría
Los asiáticos son aproximadamente el 5.9% de la población del país de 328 millones de habitantes y constituyen la tercera minoría étnica, tras los hispanos (18.5%) y afrodescendientes (13.4%), de acuerdo con datos de la Oficina de Censos de EE.UU.

Esta comunidad se ha sentido especialmente discriminada durante la gestión del expresidente Donald Trump, que incluso llamó “virus chino” a la COVID-19, lo que significó un estigma para los estadounidenses de origen asiático.

En Nueva York, el candidato a alcalde y precandidato presidencial demócrata, Andrew Yang, invitó a los manifestantes a levantar la mano si habían visto un aumento en el racismo contra los asiáticos desde el inicio de la pandemia, reporta la AFP.

Ya el año pasado, EE.UU. vivió intensas manifestaciones antirracistas, desatadas por el fallecimiento del ciudadano afroamericano George Floyd, asfixiado hasta morir en una intervención policial.