Educación a distancia: ¿cómo saber si los niños están aprendiendo de verdad?

Las clases en línea se han convertido en parte de la rutina diaria de miles de estudiantes peruanos. Poco a poco, niños y adolescentes se van acostumbrando a esta “nueva normalidad” que todo el mundo habla, fundamentalmente en el ámbito educativo. Sin embargo, hay quienes estudiar virtualmente constituye todo un reto que, hasta ahora, les cuesta superar.

Sobre esto, David Bueno, experto en neurociencia y profesor de genética en la Universidad de Barcelona, sostiene que ante las dificultades al momento de aprender los estudiantes pueden responder de dos maneras: con miedo o curiosidad.

Así pues, los miedosos perciben los cambios como amenaza, son muy conservadores y les cuesta más pensar en el futuro. Por otro lado, los más curiosos son transformadores y tienen una mejor capacidad de autoanálisis. Además, ven lo nuevo como una oportunidad de mejora.

Por ese motivo, Bueno afirma que, actualmente, el rol de los docentes debe inclinar a sus alumnos a la curiosidad. “Los maestros pueden construir personas con estas cualidades desde la forma en que transmiten el conocimiento”, sostuvo el expertodurante evento virtual organizado por Compartir, la solución digital educativa de Santillana.

Pautas para enseñar “de verdad”

El especialista enumera algunas “emociones básicas” para educar, como la alegría y el buen humor. “No se puede aprender de alguien que no transmite estas emociones”, sostiene. La sonrisa inspira confianza, otra sensación importante para adquirir conocimientos. Por ello, padres y maestros deben reflejar una buena actitud para que esa misma energía se transmita a los estudiantes.

Asimismo, el factor sorpresa también presenta muchas ventajas.“Esta activa una parte del cerebro que es el centro de la atención”, afirma el especialista.

Por último, es necesario proyectar motivación, sin caer en la presión escolar. Estresar a los estudiantes solo conseguirá bloquearlos y no permitirá que cumplan con sus objetivos.

Preste atención a las señales

Si su pequeño no sonríe durante las clases, no participa y necesita de mucha presión de su parte para conectarse, lo más probable es que esa misma desmotivación le esté pasando factura en su aprendizaje. Ante estos signos en su comportamiento, hable con él y con su maestros encargado para conocer qué es lo que sucede o si hay algún tema que no logra comprender por completo.