Día del Café Peruano: venta superó S/ 153,000 en “De La Chacra A La Olla 2021”

En el marco del Día del Café Peruano, los mercados “De La Chacra a la Olla 2021” promovidos por el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) generaron ventas por más de 153,000 soles a un total de 248 caficultores en todo el Perú.

El Midagri precisó que este monto correspondió a la venta de 7.63 toneladas de café natural, tostado, molido y sus derivados. Asimismo, indicó que Cusco, Junín, Lima y Puno, son las que regiones que han comercializado este producto en mayor medida dentro de los mercados itinerantes “De la Chacra a la Olla 2021”.

Roxana Orrego Moya, directora ejecutiva del nuevo Agro Rural, unidad ejecutora del Midagri, señaló que “los mercados itinerantes han permitido que muchos productores peruanos de café puedan reactivar su economía afectada por la pandemia y acercar sus productos a los| consumidores finales, con lo cual han logrado -en corto tiempo- fidelizar en las familias peruanas sus marcas”.

Además, la funcionaria mencionó que, del total de productores de café participantes, mayoritariamente proceden de los departamentos de Junín (30), Cusco (45), San Martín (31), Lima Metropolitana (32) y Amazonas (22).

Desarrollo de la agricultura familiar

Los mercados Midagri “De La Chacra a la Olla 2021” promueven el desarrollo de la agricultura familiar, donde estas tienen un enfoque de tradición, de generación en generación. Ese es el caso de Julián Gonzáles, caficultor de la región Amazonas, quien desde el año 2016 decidió involucrarse en el trabajo que inició su abuelo.

“El emprendimiento inició en el año 1969 cuando mi abuelo compró un terreno (una especie de bosque) y cuando fue a limpiarlo, encontró plantas de café, las cuales habían crecido de manera silvestre, desde ese entonces mi familia se ha dedicado a cultivar café. Justamente el nombre de la finca es “Jaipe”, lo que significa “lluvia o algo que cae del cielo”, indicó Gonzáles.

Para él y su emprendimiento familiar, la pandemia significó un reto por lo que comenzó a producir derivados de café.

“Al participar en los mercados, quisimos ver la manera de atraer más clientes, entonces empezamos a hacer mezclas con algunas cosas y a sacar derivados. Nosotros tenemos una página web en la cual vendemos jabones a base de café, granos de café con cobertura de chocolate y, también, frutas deshidratadas bañadas en cobertura de chocolate”, agregó.

Así como Julián, Carlos Laura Arenas, productor cafetalero del Centro Poblado de Las Piedras de Chirinos, ubicado en la provincia de San Ignacio, región Cajamarca, explicó que él y su esposa iniciaron el negocio en el año 2007 y una vez que generaron la primera producción, tuvimos que tocar puertas para poder ofrecer su producto.

“Al inicio fue complicado y un poco difícil, pero luego fuimos abriendo mercado, abasteciendo a cafeterías y algunos restaurantes y hoteles”, subrayó.

“El participar en los mercados itinerantes nos dio una luz de esperanza porque estábamos muy preocupados debido a que teníamos muchas cuentas que pagar y no teníamos a quién vender nuestra producción porque la venta no superaba el 5% de lo que solíamos comercializar”, dijo.

“A nosotros nos dio mucho gusto participar en los mercados Midagri porque somos muy amantes del café y siempre a cada cliente que encontramos, le compartimos toda la información y nuestra pasión respecto al café. Asimismo, les contamos la historia de nuestro producto porque detrás de una deliciosa taza de café, hay un trabajo muy laborioso”, agregó.

Por otro lado, Carlos Laura viene produciendo subproductos a base de la cáscara del cerezo para sacarle el mayor provecho a esa noble planta.

“Nosotros aprovechamos la cáscara del cerezo. Por ello, la deshidratamos y secamos por un determinado tiempo. Luego, hacemos un control de calidad y esa cascarilla nos sirve como un producto para hacer infusiones. Adicional a eso, hemos desarrollado un segundo subproducto que es la harina del café, utilizada hoy en día en las pastelerías saludables, la cual es elaborada con parte de la pulpa seca y también de la cáscara que está deshidratada”, concluyó.
Andina