Detenidas dos de las menores identificadas por una agresión racista en Metro

Dos de las tres menores que fueron identificadas por cometer presuntamente una agresión racista en el Metro de Madrid el pasado miércoles han sido detenidas como supuestas responsables de un delito de odio, y han sido puestas a disposición de la Fiscalía de Menores.

Las tres adolescentes gritaron, insultaron y escupieron a un hombre y una mujer de origen latinoamericano en el metro de Madrid. El suceso ocurrió entre las paradas de Arturo Soria y Esperanza de la línea 4, cuando las jóvenes comenzaron a proferir expresiones a la pareja como “eres producto de un condón roto… Como en la selva no hay condones” e insultos racistas como “hijo de puta panchito de mierda”. Todo ello quedó registrado por una pasajera y se viralizó en redes sociales.

Según han informado a Efe fuentes policiales, la Brigada Móvil de la Policía Nacional identificaron a las tres menores. Los agentes tomaron declaración a la víctima —que contactó con la Policía a través de sus redes sociales—, visionaron las imágenes que circularon y procedieron a la detención de dos de las menores, una de 16 y otra de 15 años, quienes posteriormente han sido puestas a disposición de la Fiscalía de Menores.

Los hechos tuvieron lugar el pasado miércoles en la línea 4 de Metro, entre las estaciones de Arturo Soria y Esperanza, cuando tres chicas (dos de 15 años y una de 16) presuntamente insultaron y escupieron a una pareja de origen ecuatoriano.

Según se ve en el vídeo, una de las pasajeras recibió la amenaza de otra de las jóvenes, que se levantó y se encaró también con uno de los usuarios del suburbano diciéndole: “Os voy a dar una ostia a los móviles que os voy a reventar a la cabeza”.

Ante estas imágenes Metro de Madrid abrió una investigación interna para trasladar toda la información a la Policía Nacional, cuya Brigada Móvil se hizo cargo del caso. A priori, van ser acusadas de un delito de odio, a lo que podrían sumarte otro por coacciones y amenazas y otro contra la salud pública, porque se quitaron las mascarillas y supuestamente escupieron a las víctimas en plena pandemia de coronavirus.

Una portavoz de Metro de Madrid recordó esta semana que cualquier usuario que sea testigo de un suceso de este tipo puede denunciarlo al personal de la empresa pública para que dé parte a las autoridades competentes y, llegado un caso como este, se abra una investigación.

El Gobierno de Ecuador ha expresado su rechazo a la agresión y ha anunciado que pedirá a sus funcionarios en la Embajada en España y en el Consulado en Madrid que indaguen la situación de los ecuatorianos agredidos.