Dan propina de mil dólares a mesera que cuidaba a su bebé en el trabajo.

Tras varios meses cerrados por la pandemia de COVID-19, los restaurantes y bares comienzan a recuperar lo perdido. Para muchos locales, volver a la actividad ha supuesto un gran esfuerzo, sobre todo teniendo en cuenta las enormes pérdidas económicas que han sufrido durante el último año y medio que se han mantenido cerrados o trabajando parcialmente. Por eso, cualquier gesto de solidaridad con el rubro es más que agradecido.

Así lo vivió Shirell “Honey” Lackey, una mesera de Waffle House, en Carolina del Norte (Estados Unidos), a los que una estrella de música country dio una gran sorpresa a finales del mes de julio: una generosa propina de nada menos que 1.000 dólares, tras pedir comida para llevar. El artista notó que la trabajadora realizaba una doble función: cuidar a su hija mientras atendía a los clientes del local.

Esa noche, Lackey trabajó un doble turno en el restaurante de la localidad de Greensboro desde las 7 a.m. hasta las 9 p.m. El generoso cantante de country, a quien Lackey quiere mantener en el anonimato, le dejó mil dólares después de que alguien de su entorno le dejara una propina de 50 dólares y le contara al músico la historia de la mujer justo antes de que ordenara su comida para llevar.

Lackey reveló que después de que ella notó la propina, el cantante también le dio algunas palabras de aliento. “Me dijo: ‘Tengo que respetar a una madre que haría todo lo posible para apoyar a su hijo en una sociedad en la que la gente ya ni siquiera quiere trabajar’”, dijo Lackey a FOX8.

El informante anónimo también le dio a Lackey dos entradas para el concierto y envió ropa de bebé y juguetes a su casa para su hija Bella. “Se siente bien ser reconocida. Quiero decir, no lo hago para que me reconozcan, lo hago porque Bella lo es todo, pero es bueno que me reconozcan por hacer las cosas que hacemos como madres“, dijo Lackey.

Fuente: peru21.pe