Cusco: “Fiesta covid de alcaldes” en pleno estado emergencia sanitaria y cuarentena

Increíble. Un baile con zapateo incluido, el consumo de bebidas alcohólicas, orquesta musical, cuyos miembros estaban sin mascarillas, niños y niñas, y la presencia de adultos mayores, se registró en una fiesta convocada por los alcaldes municipales de Cusco en pleno estado de emergencia sanitaria.

La polémica fiesta se llevó a cabo el lunes 7 de este mes en la zona de Alto Qosqo, San Sebastián (Cusco), donde 3 días antes el presidente Martín Vizcarra llegó para supervisar las obras en el reservorio de agua de la zona, que recién se inauguró este lunes.

La actividad de celebración se desarrolló en pleno estado de emergencia, mientras los cusqueños se encuentran bajo cuarentena, la fiesta fue total y sus principales protagonistas fueron: la nueva alcaldesa de Cusco, Romi Infantas, y el alcalde de San Sebastián, Mario Loayza.

En esta “fiesta covid de alcaldes”, se los ve a ambos tomando bebidas “espirituosas” y bailando sin parar al interior del reservorio inaugurado. No faltaron los danzarines y la orquesta, quienes encantaban a los presentes con la música. Loayza bebía ante la mirada cómplice de la joven burgomaestre de la ciudad imperial, mientras se incumplían con todos los protocolos de bioseguridad.

La flamante fiesta fue solo para autoridades y vecinos ilustres, pues fuera quedaron los pobladores del lugar, quienes una vez que llegaron los mandatarios se encontraban generando una terrible aglomeración, con la mirada paciente de ambos alcaldes y del personal de serenazgo distrital.  Los hechos se evidenciaron gracias a una transmisión en vivo y en directo desde la fan page del municipio distrital de San Sebastián (Cusco) y algunos medios locales.

Hace una semana, la actual alcaldesa de Cusco, Romi Infantas, asumió el cargo el cargo tras la muerte de su antecesor, Ricardo Valderrama, quien perdió la guerra contra el coronavirus. Por esta fatal pérdida, el municipio provincial viene cumpliendo un duelo o, mejor dicho, venía cumpliéndolo porque pareciera que la joven mandataria se le olvidó la muerte del exburgomaestre muy pronto y se puso a festejar junto a su homólogo de San Sebastián, Mario Loayza.

Mientras las autoridades sancionan a los irresponsables ciudadanos, resulta sorprendente como es que la Policía Nacional del Perú (PNP) no intervino la fiesta y menos aún no haya una denuncia contra los ciudadanos que asistieron a la fiesta covid de alcaldes.

Fuente: Exitosa