Cusco: EsSalud salva la vida de albañil quechuahablante afectado por un aneurisma.

Un equipo de médicos, conformado por cardiólogos del Hospital Nacional Adolfo Guevara Velasco del Seguro Social del Cusco, logró salvar la vida de un albañil de 69 años al intervenirlo para reparar una parte dilatada en la aorta abdominal, que le produjo un aneurisma.
Dicho aneurisma  pudo ser mortal si se hubiese roto, ya que este vaso sanguíneo (aorta) se encarga de transportar sangre fuera del corazón.
Don Gregorio Quispe Ariza (69) nacido en el distrito cusqueño de Quilca, siente que volvió a nacer luego de la cirugía mínimamente invasiva, a la que fue sometido por los médicos.

Un esfuerzo excesivo realizado cuando intentaba romper una piedra utilizando una comba, ocasionó un repentino dolor en el pecho del paciente que posteriormente se tornó intenso y constante, y se complicó con fiebres y convulsiones. 
En ese momento, su familia decidió llevarlo al Hospital Nacional  donde cardiólogos cusqueños con la asistencia técnica de especialistas del Instituto Nacional Cardiovascular “Carlos Alberto Pescheira Carrillo”, del Seguro Social, procedieron a realizar la cirugía de reparación de aneurisma abdominal.
El director general del Hospital Nacional Adolfo Guevara Velasco, Dr. Julio César Espinoza Latorre, destacó luego  la rápida recuperación del paciente, quien recibió el alta médica 72 horas después de ser operado. 
“Hemos visto con agrado que ha regresado [a sus controles post operatorios], caminando, tranquilo y sin mayores inconvenientes. Los aneurismas son muy peligrosos, de alta mortalidad, ya que si en algún momento se rompen la muerte es inmediata; se actuó rápido”, afirmó tras resaltar el trabajo de los médicos.
El especialista, precisó, que, en el tratamiento de aneurismas abdominales, los médicos de EsSalud Cusco, implantan endoprótesis endovasculares, en el interior de un vaso enfermo (aneurismático), sin necesidad de abrir quirúrgicamente el tejido circundante, a través de una pequeña incisión practicada en la zona superior de los muslos, esto logra la creación de una nueva vía para la circulación sanguínea.
Don Gregorio desde el calor de su hogar 
En el caso del procedimiento quirúrgico realizado a Don Gregorio, duró 3 horas y evitó que se agrave y llegue a necesitar una cama en cuidados intensivos. 
Hoy, desde el calor de su hogar, el sexagenario, recuerda, que cuando realizó esa mala maniobra, mientras realizaba sus labores de albañil en una obra de construcción, sintió que algo se inflaba en su pecho. 
“Sentía como una especie de globo que me ardía, solo atiné a coger un paño húmedo con agua y me lo puse para calmar el ardor. Me dolía mucho y vibraba, sentía que algo dentro de mí se quería reventar, sentía hinchazón cerca al corazón”, señaló, Don Gregorio desde su habitación.

Su hija, Victoria Quispe Conza (26), agradeció al equipo de profesionales de EsSalud Cusco y de INCOR, por salvar la vida de su padre. “Estamos muy agradecidos”, expresó.
Cabe resaltar que, la tecnología con la que cuenta el Hospital Nacional Adolfo Guevara Velasco, permite que se realicen cirugías de alta complejidad, las cuales logran que los pacientes evolucionen favorablemente y por tanto tengan una estancia hospitalaria breve. 
Es el caso reciente, de la exitosa cirugía reconstructiva de fístula traqueoesofágica a un paciente de 49 años, que sufrió daños en sus vías respiratorias tras contagiarse de Covid-19. 
Al día de hoy, su tráquea ya no presenta malformaciones post infección. Además, su función respiratoria mejoró notablemente y puede expulsar secreciones sin dificultad.

Fuente: andina.pe