Cristiano Ronaldo rechaza una Coca-Cola y la empresa pierde casi 4.000 millones de dólares de valor en Bolsa.

Hay cosas que se tardan años en conseguir, incluso décadas. Por ejemplo, una buena imagen de marca. Sin embargo, hay imprevistos que en cuestión de segundos pueden perjudicar el trabajo realizado. Algo así le ocurrió este lunes a Coca-Cola, uno de los patrocinadores principales de la Eurocopa de fútbol que se disputa estas semanas. Apenas 20 segundos, los que transcurrieron entre la entrada de Cristiano Ronaldo a la sala de prensa y el gesto contrario del futbolista, que dañan la reputación de la compañía y que podría ser responsable de una pérdida de capitalización bursátil de 3.967 millones de dólares (3.272 millones de euros).

La escena fue la siguiente: el jugador luso se sienta, mirando de reojo las dos botellas. Se acerca a la mesa, se echa hacia atrás en la silla como cogiendo impulso y entonces se decide. Coge los dos refrescos con cierto desdén y los retira de primer plano. A continuación muestra una botella de agua (sin etiqueta, es decir, sin marca) y remata: “Agua, no Coca-Cola…”. Puede parecer algo anecdótico, pero su impacto es notable.

Fuente: elpais.com