COVID-19 podría haberse originado en una mina de China en el 2012, indican científicos

El nuevo coronavirus, que supera a la fecha los 21 millones de víctimas mortales en el mundo, podría ser más antiguo de lo que se creía. Dos investigadores sugieren que el COVID-19 no se haya originado en diciembre del 2019 en un mercado de Wuhan, sino en un pozo minero chino en el año 2012, cuando algunos trabajadores contrajeron una enfermedad desconocida similar a la neumonía después de estar expuestos a excremento de murciélagos.

Esta teoría le pertenece a dos investigadores de la organización Bioscience Resource Project en Ithaca de EE.UU., el virólogo Jonathan Latham y la bióloga molecular Allison Wilson, tradujeron la tesis de maestría del 2013 del médico chino Li Xu, que atendió a mineros infectados y envió muestras de sus tejidos al Instituto de Virología de Wuhan para ser evaluadas, así lo publicó el periódico New York Post.

“La evidencia que contiene nos ha llevado a reconsiderar todo lo que creíamos saber sobre los orígenes de la pandemia de COVID-19”, escribieron Latham y Wilson en un artículo publicado en julio en el sitio Independent Science News.

¿Qué sucedió en un pozo minero chino en el 2012?

En abril de 2012, seis trabajadores de la mina de Mojiang, situada en la provincia de Yunnan, a miles de kilómetros de Wuhan, enfermaron después de pasar más de 14 días limpiando heces de murciélagos.

En su tesis de 66 páginas, el médico Li Xu describió los síntomas que tenían los enfermos, como “fiebre alta, tos seca, dolor en las extremidades y, en algunos casos, dolores de cabeza”, todos ellos asociados a los síntomas del COVID-19.

El médico describió asimismo el proceso de tratamiento de los mineros, el cual también resulta ser similar a los métodos utilizados hoy en día contra el COVID-19. En particular, los trabajadores infectados fueron tratados con ventiladores mecánicos y una combinación de medicamentos que incluían esteroides, anticoagulantes y antibióticos.

Después de realizar múltiples pruebas para la hepatitis, el dengue e incluso el VIH, Li consultó con varios especialistas en toda China, entre ellos el virólogo Zhong Nanshan, que manejó el brote de SARS en el 2003 y que ahora se encuentra entre los asesores del Gobierno Chino para manejar la pandemia actual.

Latham y Wilson calificaron de “significativa” esta reunión de Li con Nanshan, ya que “implica que las enfermedades de los seis mineros eran motivo de gran preocupación y, en segundo lugar, que un coronavirus similar al SARS se consideraba una causa probable”Creen que el virus “evolucionó” al SARS CoV-2 dentro de los mineros.

Li Xu asimismo envió muestras de tejidos de los mineros infectados al Instituto de Virología de Wuhan, donde los científicos confirmaron que la fuente de infección era un coronavirus similar al SARS del murciélago.

Este sábado, Latham señaló al periódico New York Post que “de manera casi segura” que el coronavirus “escapó” del laboratorio de Wuhan.

En julio pasado, el director del laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, Yuan Zhiming, rechazó las especulaciones que vinculan a esa instalación con el origen del COVID-19, y aseguró que es imposible que un virus saliera de sus instalaciones porque es un centro altamente seguro.