Coronavirus: Mitos y verdades sobre los remedios caseros

Si bien el uso de productos naturales puede aportar efectos reconfortantes al organismo, no hay evidencia científica actual que confirme que utilizarlos de una u otra forma, reduzcan el riesgo de contagio del covid-19, mejore los síntomas, y menos aún, que puedan curarlo cuando se presenta .

  • No hay remedios para el coronavirus. Así de tajante es la doctora María del Carmen Gastañaga, especialista en salud y gestión ambiental del Instituto Nacional de Salud del Ministerio de Salud (Minsa), quien descarta que el uso de plantas, flores, o algún otro producto que consumimos habitualmente, en la creencia de que es bueno para la salud, funcione para el caso de este virus tan letal.
  • La tradición no cuenta. Asegura que los productos que consumimos habitualmente para calmar ciertas molestias respiratorias, estomacales o que tienen efectos relajantes, efectivamente pueden generar algún alivio, pero no previenen, y menos curan el covid-19. Al respecto, señala que la OMS no cuenta con un solo estudio que pueda sustentar estas afirmaciones y menos avalarlas.
  • Los baños de vapor. El calor húmedo que aportan al inhalarse después de hervir unos minutos y alcanzar una temperatura de 45 grados, pueden ayudar a la fluidez de la mucosidad, a relajar los nervios o a limpiar la piel de algunas impurezas, pero no para otra cosa. En ese sentido, dice que si la intención es purificar el ambiente de la casa con un aroma específico (eucalipto, menta, alguna flor), solo debe utilizarse un puñado de hojas y disfrutar del aroma por un tiempo moderado.
  • Efectos adversos. Gastañaga advierte los riesgos de improvisar un sauna casero, con eucalipto por ejemplo, ya que al quemar madera o carbón en un lugar cerrado, se libera monóxido de carbono que al inhalarse afectan el sistema nervioso y dependiendo del tiempo, producen deshidratación, falta de oxígeno en nuestros órganos, ya que ingresa por muestro sistema respiratorio, ingresando a los glóbulos rojos, lo que puede tener consecuencias fatales.
  • Alimentos y no medicinas. Algunos productos que utilizamos con frecuencia en la cocina como el kión, ajos, limón, o algunos minerales empleados para hacer gárgaras como el bicarbonato no tienen un efecto probado en el caso del coronavirus. Menos aún, el uso de calores fuertes como el de las secadoras en las vías nasales ayuda a modificar la temperatura corporal de los seres humanos. Precisó que el bicarbonato tiene beneficios para combatir el exceso de acidez, evitar el ardor, la gastritis y el reflujo, pero que su consumo indiscriminado puede generar efectos adversos, incluso estomacales.
  • Estar informados. Las creencias que están muy arraigadas en la población no son válidas para el caso específico del covid-19 y su curación. La especialista recomienda visitar páginas web con información que esté basada en investigaciones científicas como la de la OMS, que ha desarrollado mucha literatura relacionada con la enfermedad.
  • Frutas, vegetales y más. El consumo de vegetales ayudan a mejorar nuestro sistema inmunológico y deben consumirse de manera habitual. Una naranja aporta vitamina “C”. El maní se recomienda por su alto contenido de vitamina B. Lo mismo que la almendra y otros frutos secos que tienen mucho zinc.

El atún u otros pescados oscuros aportan Omega 3 a nuestro organismo y el arroz que tiene vitamina “D”. En este punto, la especialista dice que es bueno aprovechar los pocos rayos de sol que tenemos pues activan la vitamina.

También propone consumir yogurt por la presencia de probióticos que ayudan a la digestión. Zanahoria, avena, complejo “B”    

  • Lograr equilibrio. María del Carmen Gastañaga asegura que los alimentos sanos contribuyen a mantener el buen estado de salud de las personas, pero que como complemento del tema físico, hay que mantenerse sanos psicológicamente. “La ansiedad, la depresión, afectan nuestras defensas”, advierte.

La gente puede consumir estos productos o utilizarlos responsablemente como lo han consumido siempre, pero debe quedar claro que estos productos no van a solucionar el problema del coronavirus

  • Las tres barreras. Es fundamental cumplir con los tres principios de protección que rigen en esta pandemia: el uso de mascarillas, el distanciamiento social, y el lavado de manos así como la desinfección de los productos que ingresan al hogar, porque todos ellos tienen superficies donde se impregna el virus.
  • El factor climatológico. La especialista afirma que en el verano, cuando la humedad es más alta, el virus que se expulsa con la saliva cuando uno habla o estornuda, se pega a otras partículas y tienen un periodo de vida menor a las 3 horas, pero cuando la temperatura baja y el clima es más seco, la probabilidad de que permanezca más tiempo en la atmósfera cercana a donde ha sido eliminado el virus, es mayor. En ese sentido, dice que hay que tener mayor cuidado en las zonas frías.

Vía El Peruano