Congresistas electos que integrarían próxima Mesa Directiva enfrentan investigaciones

Redacción Wayka

El pasado jueves 15 de julio se instaló la Mesa Directiva de la Junta Preparatoria del próximo Congreso de la República. Los parlamentarios que la integran, Bernardo Quito (Perú Libre); Enrique Wong (Podemos Perú); y Rosangella Barbarán (Fuerza Popular), dirigirán la elección de los miembros de la Mesa Directiva, entre ellos, la presidencia del Parlamento.

Tal votación está programada para el próximo viernes 23 de julio. Según el reglamento del Congreso, los grupos parlamentarios pueden presentar a sus candidatos ante la Oficialía Mayor hasta 24 horas antes de la elección de la nueva Mesa Directiva.

«En el caso de la elección de la Mesa Directiva para un nuevo período anual de sesiones, el acto electoral se lleva a cabo el mismo día de la instalación o a más tardar al día siguiente», se lee en el documento.

Los candidatos para integrar la Mesa Directiva son Waldemar Cerrón (Perú Libre), José Luna Gálvez (Podemos Perú), Roberto Chiabra (Alianza para el Progreso) y Jorge Montoya (Renovación Popular), congresistas que enfrentan investigaciones fiscales por distintos delitos.

Jorge Montoya será propuesto por su partido Renovación Popular para que presida la próxima Mesa Directiva. En junio de 2021, el ciudadano Cirilo Silva Paredes lo denunció por los presuntos delitos contra los poderes del Estado y el orden constitucional en la modalidad de rebelión, sedición y motín. Esto luego de que llamara a desconocer los resultados de las Elecciones 2021.

Montoya es un exalto mando militar que firm´o el Acta de Sujeción impulsada por Vladimiro Montesinos para que queden impunes los procesos judiciales por violación de derechos humanos de los exjefes militares del régimen dictatorial de Alberto Fujimori.

El vocero de Renovación Popular lideraría la facción ultraconservadora de este partido político, según el parlamentario electo Héctor Valer. De acuerdo con su testimonio, Montoya azuzó a la violencia a los militares retirados.

Roberto Chiabra (Alianza para el Progreso), quien será propuesto para integrar la Mesa Directiva, es otro exalto mando militar que también fue denunciado luego de que pidió desconocer los resultados electorales que enuncie el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

La Fiscalía inició investigación preliminar para recoger testimonios de Montoya y Chiabra, el procurador del Ministerio de Defensa, y el denunciante.

Waldemar Cerrón podría ocupar la presidencia de la Mesa Directiva, según El Comercio. La Fiscalía lo investiga junto a sus hermanos Vladimir y Fritz Elías Cerrón Rojas por la presunta comisión del delito de lavado de activos.

La hipótesis de la Sexta Fiscalía Penal Corporativa de Huancayo supone que Waldemar Cerrón habría sido uno de los testaferros de Vladimir Cerrón, cuando este recibió un beneficio económico de la empresa Chinalco durante su gestión en el Gobierno Regional de Junín, según el diario La República.

El pasado 8 de marzo, un juez de garantías dio luz verde para que se inicie una investigación suplementaria de 6 meses. Durante este tiempo, la Fiscalía deberá realizar pericias contables de las cuentas de Waldemar Cerrón y de sus hermanos Vladimir y Fritz Cerrón.

La Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios también investiga al electo congresista por el presunto delito de peculado, de acuerdo con fuentes de la Procuraduría Anticorrupción.

Otro voceado para ocupar la Mesa Directiva es José Luna Galvez, fundador del partido Podemos Perú, a quien se le acusa de haber manejado la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) para inscribir su partido político.

Según la confesi´ón de un colaborador eficaz, Luna Galvez logró su propósito con el apoyo de miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), cuando esta entidad aún funcionaba.

Desde el 2016, la Fiscalía que investiga a Los Cuellos Blancos del Puerto recoge elementos probatorios para sustentar su acusación contra Luna Galvez.

Ahora, el Congreso de la República, aprobó un proyecto de ley propuesto por María Teresa Cabrera, congresista de Podemos Perú, que dificulta el trabajo de los fiscales para conseguir información mediante colaboradores eficaces. Se trataría de una maniobra para favorecer a Luna Gálvez.

Al congresista electo también se le investiga porque habría recibido coimas de las empresas OAS y Odebrecht, cuando era secretario general de Solidaridad Nacional, en 2014. La colaboradora eficaz María Bustamante Castro contó que Luna Gálvez uso su universidad Telesup para lavar activos. Se calcula que habría recibido 600 mil dólares de parte de la empresa corruptora.