Comunidades ancestrales pueden aprovechar los bosques de manera sostenible

LIMA. El Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) lidera las celebraciones por el Día Mundial de la Vida Silvestre (DMVS) del 3 de marzo, que este año pone en relieve la importancia de los bosques y de los medios de subsistencia que ofrecen para el sustento de la vida y bienestar de las personas que habitan estos ecosistemas y de la humanidad.

Para entender su valor, basta pensar en especies forestales maderables y no maderables como cedro, caoba, shihuahuaco, aguaje y castaña o en los diferentes frutos amazónicos, muchos aún desconocidos; en los queñuales y alisos en la sierra; o en algarrobos, palo santo, guayacán y sapotes en la costa, y en tantos otros recursos que constituyen el sustento de miles personas.

Lo mismo sucede con las especies de fauna silvestre de la Amazonía como, por ejemplo, las taricayas, peces de agua dulce y otras que son consumidas como fuente de proteínas por los pobladores que habitan los bosques.

Este año, el Día Mundial de la Vida Silvestre, también destaca el inminente vínculo que existe entre los conocimientos ancestrales que preservan las comunidades nativas y campesinas para el manejo sostenible de los ecosistemas. Esta relación asegura que los bosques puedan ser aprovechados de manera sostenible y que puedan ser protegidos a lo largo del tiempo.

Diversos recursos de los bosques constituyen el sustento de miles personas.

Recordemos que, en el Perú, el 60% de nuestro territorio está conformado por bosques amazónicos, andinos y costeros. Es decir, 73 millones de hectáreas (de las cerca de 120 en total) son bosques. De esa cifra, alrededor de 13,5 millones de hectáreas de tierras amazónicas están ocupadas por comunidades nativas.

Actividades programadas

Como actividad central por el DMVS, se realizará un webinar, el 3 de marzo, a las 3:00 pm (vía Zoom y Facebook Live de SERFOR) para conocer, entre otros, los casos de la taricaya, tortuga amazónica recuperada de la extinción gracias a un manejo comunitario; y del palo rosa, árbol cuyo aprovechamiento regulado está orientado a la producción de extracto de aceite para el uso en perfumería.

Ambos recursos son ejemplos de diálogo entre el uso y aprovechamiento de especies de flora y fauna silvestre por parte de comunidades locales y su recuperación mediante el uso de modelos de gestión aplicados tomando como base conocimientos ancestrales.

Si desea ver otras actividades programadas a nivel nacional por este importante día, haga click aquí.

Fuente: inforegion