Compras por más de S/1 millón revelan presuntos actos de corrupción en Región Policial de Piura

Tres contratos a “dedo” por más un millón de soles en compras de aguas minerales, alcohol, jabón, lejía, guantes y mascarillas, para que los policías de Piura y Tumbes afronten la pandemia del coronavirus, desnudaron presuntos actos de corrupción en la I Región Policial que ahora evalúa investigar la Fiscalía de Anticorrupción encabezada por el fiscal superior Omar Tello.

La adquisición no tendría nada de extraño si no fuera porque miembros de la misma institución policial aprovecharon las circunstancias para presuntamente direccionar los procesos y favorecer a empresarios que se dedican a la venta de materiales de construcción, según la investigación preliminar.

En un primer momento, el general Eswin Manay Guerrero, jefe de la Región Policial de Piura, dijo a La República que no se efectuará ningún pago de servicio que se encuentre sobrevalorado. No obstante, la Fiscalía pretende disponer una investigación en la unidad ejecutora debido a que los oficiales adjudicaron contratos con proveedores que previamente se habían contactado.

El Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace) detalla que la I Región Policial de Piura otorgó la buena pro de tres servicios por el monto de 1,096,264 soles, el pasado 6 de abril.

Contratos a “dedo”

El primer contrato que consistió en brindar 75 mil botellas aguas minerales y 122 galones de 8 litros para las diferentes unidades policiales (Piura y Tumbes) por un monto de S/153,660, lo ganó el empresario Bardo Alcedo Rosales, quien no tuvo mejor idea que vender cada botella a 2 soles y los galones a 30 soles.

Según la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), Bardo Alcedo se dedica a las ventas de materiales de ferretería, construcción, alimentos y bebidas desde el año 2004.

En ese mismo día, horas más tarde, se firmó el contrato de “La adquisición de 40,000 mascarillas tres pliegues, 6,200 alcohol en gel 1 litro y 300 lejías hipoclorito de 18 litros”, por un monto de S/451,400, a favor del empresario Paulo Yaipén Isminio, quien se dedica al rubro de limpieza de edificios y de instalaciones industriales.

El empresario habría sobrevalorado los producto teniendo en cuenta que las mascarillas presentan un costo menor a S/3, el alcohol de 1 litro y la lejía de 18 litros en la mejor calidad entre S/20 y S/40, respectivamente. Multiplicando los precios referenciales con las cantidades da como resultado 280,000 soles y no el valor del servicio que se pagó.

Según el Portal de Transparencia Económica, el proveedor Paulo Yaipén, en los años 2017, 2018 y 2019, brindó servicios en las unidades de la Dirección Ejecutiva de Investigación Criminal, Dirección de Economía y Finanzas PNP, VII Dirección Territorial de Lima y en la Escuela de la PNP.

Asimismo, se subscribió el contrato para “La adquisición del material de aseo” que consistía en la entrega de guantes, jabón y también de mascarillas, alcohol y lejía, por un total de S/491,204 con la empresa MC Proyects and Investments S.A.C.

En este caso, la representante es Marianela Grandez Grandez, pero también figura como gerente de la empresa constructora Abundia Inversiones E.I.R.L., que se dedica a la construcción en la ciudad de Lima.

Investigación

La I Región Policial de Piura encargada de abastecer con productos a Tumbes forma parte de las 13 unidades ejecutoras policiales que hicieron 45 compras de equipamiento de bioseguridad, productos de aseo y desinfección y raciones de alimentos, por 32 millones de soles. Estos procesos se cumplieron para la protección y asistencia a los efectivos que se encargan del acatamiento del mandato de inmovilización social.

Por esta razón, de todas las unidades ejecutoras que hicieron contrataciones en el mes de abril, según el coordinador de la Fiscalía Anticorrupción, el fiscal superior Omar Tello, 11 ya fueron intervenidas por las autoridades debido a casos revelados por los medios de comunicación.

“Estamos en la etapa indagatoria de recojo de documentos relacionado con las adquisiciones de los bienes, por lo que han sido intervenidas las oficinas de logística, contabilidad y los almacenes de cada unidad ejecutora policial”, expresó el coordinador de las fiscalías Anticorrupción.

No hubo respuesta

La República se comunicó con el jefe de la Región Policial de Piura, Eswin Manay Guerrero, por las presuntas irregularidades; sin embargo, la llamada fue recibida por su secretario, quien dijo que no se encontraba disponible.

Fuente La República