Comienza distribución domiciliaria de gas natural en Piura

El pasado 30 de abril, Gases del Norte del Perú S.A.C. (Gasnorp) comenzó a dar el suministro de gas natural a la población piurana, con una inversión estimada de 230 millones de dólares para el tendido de una red de 231 kilómetros, que hará posible el suministro a las provincias de Paita, Piura, Sechura, Sullana y Talara.

“Piura se suma a este gran proceso de transformación energética, que permitirá a 64 mil familias de cinco provincias, en una primera etapa, acceder al gas natural en sus domicilios, que les permitirá alcanzar un ahorro de hasta el 50 por ciento en el consumo energético en comparación al GLP”, informó el ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez, al saludar la puesta en marcha de la concesión.

Destacó que actualmente hay más de 1.3 millones de usuarios conectados al gas natural en 10 regiones del país y que, a través del FISE y su programa BonoGas Residencial, el Ministerio de Energía y Minas (Minem) da financiamiento a los sectores más vulnerables para poder costear la instalación de este servicio y acceder a energía económica, limpia y segura para sus familias.

Para el Minem, el suministro de gas natural en la región Piura permitirá a su población disfrutar de los beneficios del uso del gas natural proveniente de su propia región, con un servicio continuo, económico y amigable con el medio ambiente, permitiendo a las empresas de la región disminuir sus costos y ser más competitivos, lo que redundará dentro del proceso de reactivación económica que necesita el país.

El plazo de concesión es de 32 años, contados a partir de la firma de suscripción del contrato (noviembre de 2019), y la puesta en marcha de las operaciones permitirá que la región use el gas natural en domicilios en transporte, industria y pequeños negocios, lo que permitirá ir reduciendo la dependencia a los combustibles tradicionales.

El objetivo trazado por el Minem es ayudar a que los hogares usen con mayor intensidad el gas natural, y además promover que los pequeños comercios e industrias puedan usar ese energético para sus actividades, expandiendo el número de conexiones y promoviendo inversiones para lograr el acceso universal a la energía.