Colegios particulares alistan alza en las pensiones por clases semipresenciales

Para marzo próximo se prevé el retorno a las escuelas con algún grado de presencialidad, lo cual ha dejado abierta la posibilidad de incrementar las pensiones actuales hasta acercarse a lo cobrado antes de la pandemia.

En esto coinciden las asociaciones de colegios particulares Adecopa y Acopril, cuyas escuelas deben evaluar su estado, fijar montos y notificar a los padres entre uno y dos meses antes de la matrícula. Agregan que en este nuevo periodo se priorizará la educación híbrida o semipresencial, por la cual se puede brindar clases a un grupo de alumnos de forma presencial y a otro de manera virtual. Esto, precisamente, es lo que elevará los costos en adecuación de protocolos, aforos, equipos y hasta contratación de docentes.

En el caso de Acopril, que agrupa a 1.200 escuelas de los sectores B y C de Lima, se ha analizado un alza frente al incremento de costos de la educación híbrida. “A los promotores nos genera un problema. Sabemos que los padres han sido golpeados. La mayoría de colegios ha optado por regresar a costos prepandemia en caso se dé la presencialidad y otros por nivelarlo a la inflación. Se evalúa subir solo lo necesario”, dijo su presidente Edgardo Palomino.

Por su parte, Adecopa, con 29 escuelas de los sectores A y B, refiere que es probable que muchas escuelas se acerquen también al costo previo a la llegada del Covid-19 si regresan a algún grado de presencialidad.

“La semipresencialidad tiene costos mayores porque se monta un doble servicio: virtual y presencial. Se deben poner cámaras, mayor equipamiento, pagar por softwares. Si no se tiene los protocolos, deben garantizar ventilación, equipos. Además, hay una inflación que cubrir en los costos”, señala la gerente de desarrollo institucional de Adecopa, Susana Díaz Tang, quien asegura que aún deben lidiar con la morosidad, aunque mantendrán la promoción de becas a las familias.

La educadora detalla que esto también está sujeto a los diversos escenarios para el modelo híbrido. El primero implica que las clases se dicten a un grupo en el colegio y a otro desde su casa simultáneamente. Con el segundo, dos grupos del mismo grado trabajan actividades diferentes, lo cual duplica la carga docente e implica contratar a más personal. “Eso encarece el presupuesto y podría hacer lo mismo con las pensiones”.

Fuente: La república