Cofopri empadrona a más de 10 mil familias para obtención del título de propiedad.

Con la finalidad de que más peruanas y peruanos puedan obtener el título de propiedad de sus viviendas, el Organismo de Formalización de la Propiedad Informal (Cofopri) informa que en lo que va del año ha empadronado a un total de 10274 familias aproximadamente.

El director ejecutivo de Cofopri, Saúl Barrera Ayala, explicó que las regiones con mayor número de lotes empadronados corresponden a las regiones de Ayacucho (1022), Apurímac (902), Cajamarca (833), Piura (703) y La Libertad (695).

“Cofopri tiene la misión de ejecutar el proceso de formalización de la propiedad informal en todo el país con el objetivo de generar derechos de propiedad seguros jurídicamente y sostenibles en el tiempo”, señaló Barrera.

Cabe señalar que, en abril los técnicos de empadronamiento de Cofopri retomaron los trabajos de campo, previa aprobación de los protocolos de bioseguridad para prevenir el COVID-19, ya que las actividades se encontraban paralizadas desde inicios de la pandemia. Los brigadistas fueron a cada lote para lograr recopilar documentación e información de los más de 10 mil predios empadronados.

El Popular
Labores de empadronamiento

Las labores de empadronamiento consisten en identificar a los titulares que se encuentran en posesión de cada lote, verificar la posesión del predio, así como en recabar documentos de posesión a favor de los titulares.

Además, luego de ser empadronados los titulares del predio firman una ficha de empadronamiento con toda la información registrada por los técnicos de Cofopri y a ella se adjuntan los medios probatorios que acreditan su titularidad en relación con el lote. Posteriormente, dichas fichas pasan por un proceso de calificación en el cual se determina cuántas de estas cumplen con los requisitos para su titulación y siguen el proceso conducente al título de propiedad.

Asimismo, las familias que concluyen exitosamente el proceso para tener el título de propiedad pueden mejorar su calidad de vida gracias a que la formalización y la seguridad jurídica que obtienen les permiten acceder a diferentes programas que ofrece el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento para construir o ampliar sus viviendas.

Finalmente, podrán acceder a servicios básicos de agua, alcantarillado, gas y luz eléctrica u otros programas sociales del Estado e incluso al sistema financiero mediante préstamos hipotecarios.