Centroamérica en alerta máxima por embestida de huracán Nana

Ciudad de Guatemala.- Los países del norte de Centroamérica se preparan la madrugada de este jueves para la embestida de Nana, convertida en huracán y que se desplaza por el Caribe con pronóstico de tocar las costas de Belice en la madrugada del jueves.

Las fuertes lluvias y vientos huracanados de Nana sacudían con furia la atracción turística hondureña de Islas de la Bahía, y amenazaban con provocar severos daños en Belice, Guatemala, El Salvador y el resto de Honduras, según los organismos de protección civil, que iniciaron acciones preventivas.

Nana se desplazaba a una velocidad de 26 km/h con dirección a Belice y con vientos máximos de 120 km/h, según el último reporte del estadounidense Centro Nacional de Huracanes.

Las precipitaciones provocaron ya las primeras inundaciones en Islas de la Bahía y Gracias a Dios, en Honduras, según fuentes oficiales.

La hondureña Comisión Permanente de Contigencias (Copeco), que había declarado “alerta verde” en siete de los 18 departamentos del país, amplió la tarde del miércoles la lista a 11 regiones, incluyendo Francisco Morazán, en el cual se asienta la capital Tegucigalpa.

En Belice, un informe actualizado del Servicio Meteorológico Nacional y la Organización Nacional de Manejo de Emergencias (NEMO, por sus siglas en inglés) advierte que Nana podría tocar tierra entre las 00.00 y 06.00 locales del jueves sobre el sur del país.

NEMO declaró alerta de tormenta ante la posibilidad de fuertes lluvias con inundaciones y anegamiento de carreteras y puentes, en tanto señaló que los fuertes vientos podrían provocar daños en viviendas, caída de árboles y de líneas de transmisión eléctrica, así como apagones e interrupciones en el suministro de agua.

También, aconsejó “al público comenzar a poner en acción su plan de emergencia familiar y estar preparado para buscar refugio seguro”, según un comunicado.

Las escuelas se usarán como refugio, los propietarios de embarcaciones deberán asegurar sus barcos y las empresas públicas y privadas deberán liberar a sus empleados para que puedan buscar refugio, agregó.

“Nos hemos enfrentado a ciclones tropicales muchas veces antes”, precisó NEMO al llamar a la calma e indicar que actualmente “la mayor amenaza” es la pandemia de COVID-19, por lo que instó a mantener las medidas de higiene y el uso de mascarilla, entre otras recomendaciones.