Captan a niño ambulante durmiendo en la calle junto a un perro sin hogar

No todos gozan el privilegio de nacer en una familia bien constituida, por lo que deben aprender a sobrevivir a los inminentes peligros de la calle. Un claro ejemplo es Rommel Quemenales, de 11 años, quien terminó vendiendo golosinas por los Filipinas y solo recibe el amor de su perro recién adoptado, mostraron en Facebook.

El triste hallazgo fue por graficado por Maria Kabs durante un paseo por la ciudad de Manila hasta que se encontró al menor de edad durmiendo sobre un muro de concreto abrazando a su peludo, de nombre “Badgi”.

Según relató el pequeño, sus padres decidieron tomar caminos diferentes cuando apenas tenía 5 años y quedando bajo la potestad de su hermana mayor, quien vive en una localidad muy cercana. “Yo solo pido monedas, no robo nada”, dijo el infante, acusando a los policías de golpearlo y quitarle sus ganancias.

Triste por la situación, la ciudadana quiso mostrar el caso a través de sus redes sociales para intentar conseguir apoyo de alguna oenegé capaz de hacerse cargo de Rommel y del perrito.

Por amor a los animales

“Estas son algunas de las fotos y vídeos de Rommel junto a Badgi. Por favor comparte con todos para ayudarlo a él y a su perro”, escribió Maria Kabs en Facebook, adjuntando varias fotografías del pequeño y “Badgi” mientras tomaban una siesta tras recorrer la ciudad intentando vender sus productos.

wapa.pe

El anhelo del pequeño es regresar al colegio en su natal Bulacan tras los problemas económicos que golpearon a su familia; sin embargo, a sus 11 años no tiene inconvenientes de compartir aula con niños de segundo grado porque solo quiere llevar una vida normal como los demás.

En busca de la felicidad

La publicación generó mucha sensibilidad entre los usuarios de Facebook y, hasta la fecha, se especula que varias organizaciones han respondido el “llamado de emergencia” para ayudar al valiente Rommel Quemenales y su compañero “Badgi”, quien será llevado a un refugio y podrá recibir la visita de su amigo.