BENEFICENCIA DE LIMA Y DEL CALLAO RECIBEN MÁS DE 23 TONELADAS DE ALIMENTOS DE MIDIS QALI WARMA

El Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social entregó un total de 23.57 toneladas de alimentos nutritivos a la Beneficencia de Lima y a la Sociedad de Beneficencia del Callao.

La Beneficencia de Lima recibió 17.75 toneladas de alimentos para el consumo de 1427 ciudadanos en situación de vulnerabilidad.

Al acto de la entrega, realizada en el Centro de Atención Residencial Geronto Geriátrico Ignacia Rodulfo Vda. de Canevaro, asistió Fredy Hinojosa, director ejecutivo de Qali Warma, acompañado de María Pamela Abdala Nazal, gerenta de Protección Social de la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana, con quien supervisó las condiciones de la distribución de los víveres.

El director ejecutivo de Qali Warma afirmó que con esta entrega se busca llegar a la población vulnerable albergada en los diferentes centros que administra la beneficencia con alimentos sanos, seguros y nutritivos, particularmente en circunstancias tan difíciles de pandemia. De esta forma, agregó, el Estado se hace presente llegando a las poblaciones que más lo necesitan.

Por su parte, Abdala Nazal destacó el apoyo alimentario de Midis Qali Warma, pues con dichos productos se atenderá a los diversos centros bajo la tutela de la beneficencia. “En un tiempo difícil de pandemia es un respiro, y se asegura una alimentación saludable para niñas, niños y adolescentes en el puericultorio o para los adultos mayores en Canevaro, San Vicente y los periféricos de la beneficencia en Lima”, subrayó para luego precisar que la solicitud fue realizada por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

En tanto, a la Sociedad de Beneficencia del Callao se le entregó 11.82 toneladas, que servirán para atender a 950 personas usuarias de los comedores San Martín, Pilar Nores, Gabriela Mistral, Nuevo Pachacútec, San Antonio y Villa Emilia.

Ambas beneficencias recibieron comestibles como conserva de pescado, leche evaporada, hojuelas de avena con quinua, arroz, fideos, frijol, lenteja, arveja partida, aceite vegetal y azúcar, para un periodo de consumo de 60 días.

La inocuidad y calidad ha sido supervisada previamente por el equipo técnico del programa. Asimismo, se destacó el valor nutricional de los alimentos brindados, con el fin de contribuir al bienestar de la población más vulnerable, adultos mayores, sobre todo en esta época de emergencia sanitaria por el COVID-19.