Barcelona – Betis: Todo es más fácil con Messi

¿Hay vida sin Messi en el Barcelona? Suena raro cuestionarlo, pero es una pregunta que deben empezar a hacerse en Can Barça. A día de hoy no, eso está claro. Dentro de unos meses será algo habitual todas las semanas, por lo que cuanto antes se acostumbren igual hasta mejor. Pero todo es más fácil para el Barça con Messi en el campo. No cabe duda.

Dejar a Leo en el banquillo como hizo Koeman ante el Betis tiene muchas lecturas, sólo el holandés sabe cuál es la verdadera. Falta de frescura o molestias en el tobillo del argentino, el caso es que llevaba 37 partidos seguidos en Liga sin ser ni sustituido. Al final salió tras el descanso por las molestias de Ansu Fati y fue decisivo. Cómo no. El Barça acabó con la racha de cuatro partidos sin ganar en Liga y llega al parón con buenas sensaciones.

La ofensiva inicial del Barcelona la formaban Dembélé y Pedri por las bandas y con Ansu Fati y Griezmann en punta incordiando a la la zaga bética. Enfrente estaba un Betis que parece una sucursal azulgrana, sin Fekir pero con un Joaquín de titular muy motivado para que Koeman no pasara una buena tarde. Rencillas que vienen de lejos. Pero en esta batalla también salió vencedor el holandés.

A los cinco minutos de partido, los dos palos de la portería de Claudio Bravo ya habían visto pasar muy cerca dos balones rematados por Griezmann y Ansu Fati. La presión alta del Betis no eran tan efectiva como pretendía, pero en su primera llegada obligaron a Ter Stegen a lucirse tras cabezazo de William Carvalho a la salida de un córner botado por Canales. Ansu Fati y Griezmann volvieron a tener ocasiones claras en un arranque de partido en el que las defensas hacían agua.

El Barcelona llegaba más, pero las contras del Betis eran muy peligrosas. Álex Moreno remató demasiado cruzado en una de ellas cuando tenía a Sanabria en mejor posición. El choque se rompió en el minuto 21. Dembélé, que no había participado mucho en ataque, no perdonó en la primera ocasión que tuvo. Recibió de Griezmann en banda derecha, recortó hacia dentro y soltó un zurdazo imposible para Claudio Bravo.

Minutos después Griezmann tuvo la tercera ocasión cara tras un taconazo de salón de Pedri, pero el remate del francés volvió a rozar el poste.

A la media hora, Mandi y Bartra hicieron al alimón un claro penalti a Ansu Fati y ni por estas acertó Griezmann. Claudio Bravo adivinó la intención del francés y despejó el balón. Cuarto penalti seguido que falla Antoine, significativo. El fallo mantuvo al Betis en el partido y Tello lo intentó desde fuera con un lanzamiento que se fue alto. Y cuando quedaba un minuto para llegar al descanso los de Pellegrini lograron el empate tras rematar desde cerca Sanabria un centro de Tello.

Ansu Fati quedó tocado en la jugada del penalti y Messi salió tras el descanso. No estaba previsto, pero el caso es que su salida fue decisiva. Salió con ganas, enchufado y a los tres minutos gracias a su inteligencia el Barcelona volvió a ponerse por delante en el marcador. Jordi Alba se reactiva con Leo en el campo y un centro del lateral lo dejó pasar Messi para que Griezmann marcara a placer.

A la quinta fue la vencida para el francés. Antes del cuarto de hora, otra jugada de Leo provocó el penalti y la expulsión de Mandi por manos tras disparo de Dembélé. El propio Messi lo ejecutó para dejar encarrilado el partido.

La efectividad

Y digo encarrilado, que no sentencido, porque el recién salido Loren acortó distancias tras un jugadón de Álex Moreno.

El Barcelona llegó 12 veces para tres goles y el Betis marcó dos en cuatro llegadas. El problema de efectividad sigue latente en el cuadro azulgrana. Koeman sacó a Braithwaite por un cansado Griezmann buscando la sentencia. El balón era azulgrana, pero no se podía fiar de las contras béticas. A falta de 10 minutos, el partido quedó resuelto con el primer balón en jugada de Messi esta temporada. Recibió de Sergi Roberto y batió de fuerte disparo por alto ante Claudio Bravo.

La goleada la cerró Pedri tras un centro de Sergi Roberto. Visto el resultado merece picar a Messi con un poco de banquillo de vez en cuando.

Fuente: marca.com