Banco Mundial aprueba préstamo de US$ 70 millones a Perú para ampliar servicios de electricidad.

El directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó este 10 de setiembre un préstamo por 70 millones de dólares a Perú, que se destinará para financiar un proyecto que se ejecuta de la mano del Gobierno nacional para fortalecer y ampliar subestaciones y líneas de transmisión prioritarias que se encuentran en alto riesgo de interrupciones en 10 regiones del país con altos niveles de pobreza.

El proyecto busca garantizar un suministro de electricidad más ecológico y menos intensivo en gases de efecto invernadero (GEI), que es esencial “para cerrar las brechas de desigualdad, para que las regiones sean más competitivas y para mejorar la gestión de los recursos naturales y los riesgos climáticos”, señaló Marianne Fay, directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú.

“Con este proyecto, deseamos apoyar inversiones clave en el sector eléctrico para fortalecer la respuesta a la pandemia, así como para reactivar la economía de manera inclusiva, resiliente y en armonía con el medio ambiente, al permitir actividades productivas en todas las regiones y reducir el uso de fuentes de energía más contaminantes”, añadió. El organismo brindará asistencia técnica para la reforma del sector energético en el país.

Por su parte, el viceministro de Electricidad, Jaime Luyo Kuong, afirmó que “este proyecto es una expresión del compromiso del Gobierno con el fortalecimiento del sector energético y con generar mejores condiciones para un crecimiento económico verde y precios asequibles y justos de la electricidad, del que toda la población pueda verse beneficiada”.

Según el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC) de Perú, la brecha de infraestructura energética básica de largo plazo del país asciende a 2.100 millones de dólares. Pero esta brecha es mayor si se incluyen las inversiones necesarias para mantener y modernizar la infraestructura existente, para que esté en mejores condiciones de resistir y responder a los desastres naturales y las perturbaciones provocadas por el clima.

Además, ofrecerá asistencia técnica y apoyo analítico al Ministerio de Energía y Minas (Minem) y a la Comisión Multisectorial para la Reforma del Subsector Electricidad (CSRE) para la modernización del mercado eléctrico. Ello, a través del desarrollo de un plan integral de reformas institucionales y regulatorias del sector que incluyan su resiliencia al cambio climático. Asimismo, brindará apoyo para identificar soluciones a las barreras financieras e institucionales que enfrentan las compañías eléctricas públicas.

El financiamiento total del proyecto asciende a 95,10 millones de dólares, de los cuales 70 millones de dólares son financiados por el Banco Mundial y 25,10 millones de dólares por el Estado peruano.

Fuente: larepublica.pe