Atacan base iraquí con soldados de EE.UU. a dos días de visita del papa

Diez cohetes fueron disparados este miércoles 3 de marzo contra una base al oeste de Irak en la que hay desplegados soldados estadounidenses.

El ataque se registró dos días antes de la histórica visita del papa Francisco al país, informaron fuentes de los servicios de seguridad.

Los proyectiles cayeron en el campo militar de Ain Al Asad, en la que que hay tropas iraquíes y extranjeras. Varios de ellos terminaron dentro de la zona donde se encuentran los soldados estadounidenses de la coalición internacional antiyihadista.

“Las fuerzas de seguridad iraquíes están llevando a cabo la investigación”, dijo en Twitter el coronel Wayne Marotto, portavoz estadounidense de la coalición internacional antiyihadista.

OIR Spokesman Col. Wayne Marotto. Foto: captura de Twitter
OIR Spokesman Col. Wayne Marotto. Foto: captura de Twitter

Un contratista civil, cuya nacionalidad no se ha precisado, murió debido a una crisis cardiaca tras este ataque, según las mismas fuentes.

Esta agresión, del mismo tipo perpetradas en las últimas semanas, muestra la dificultad logística que supone organizar la visita del papa a Irak, que comienza el viernes.

A las restricciones sanitarias debido a la pandemia de la COVID-19 se suman las tensiones entre las potencias más influyentes en Irak, Irán y Estados Unidos. Todo ello convierte el viaje de Francisco en un reto de obstáculos.

El papa mantiene plan de visita

El papa Francisco afirmó que mantiene por ahora su histórica visita a Irak, que comenzará dentro de dos días, pese a la violencia que castiga al país, escenario de un nuevo ataque con cohetes el miércoles contra una base militar que alberga tropas estadounidenses.

“Pasado mañana, Dios mediante, iré a Irak para una peregrinación de tres días.Hace mucho tiempo que quiero encontrarme con ese pueblo que ha sufrido tanto”, dijo Francisco, de 84 años, durante su audiencia semanal.

“Les pido que acompañen este viaje con sus oraciones. El pueblo iraquí nos está esperando, esperó a Juan Pablo II, al que prohibieron ir. No se puede decepcionar por segunda vez a ese pueblo”, agregó.

Con información de AFP y EFE