Los hechos ocurrieron en un recorrido turístico por los archipiélagos noruegos de Svalbard-Ártico, dónde un grupo de visitantes tras el prometedor paseo decidieron emprender un recorrido del que nunca imaginaron que se llevarían mucho más que unas fotos y experiencias bonitas… la muerte de un osos polar, por ejemplo.

Según datos del 2015, en la zona hay más de 1.000 osos polares que des 1973 son especie protegida, por lo tanto son considerados de gran importancia para los encargados de la conservación de la fauna en el lugar.

Todo sucedió cuando uno de los guías se bajó en una de las cotas, y mientras los demás permanecían en el barco, incluyendo otro guía que lideraba un grupo aparte de turistas, las personas dicen que el oso se acercó al hombre de manera sorpresiva y atacó.

Ante esta situación el otro guía que aun permanecía en el bote, no tuvo otra opción que salvar la vida de su compañero disparándole al oso, señala  la agencia France Presse, de la isla de Spitzberg, donde se produjo el incidente.

Después de esto, se desataron infinidad de críticas donde muchos condenan el hecho de que el animal haya tenido que morir estando él en su habitad natural, a lo que la empresa a testiguado fue un acto de “autodefensa”, su porta voz Moritz Krause asegura que lamentan bastante el hecho.

Sin embargo el guía no salió ileso de la situación, al contrario sufrió lesiones en la cabeza, el hombre fue transportado en avión al hospital, en la ciudad de Longyearbyen, ubicado en la isla más grande de Svalbard. Finalmente respecto a su vida, está estable y en buenas condiciones, solo fue un percance, informan.

Resaltamos el hecho de que estas zonas son 60% hielo, y más de 1.000 osos polares, por lo que se pide sea considerado cómo  su habitad natural y se respete como tal, teniendo en cuenta que son animales y hay muchas cosas que no pueden entender, por lo que en ocasiones realmente ellos se sienten en amenaza y por esta razón atacan.

 

Cuidar de la fauna del planeta es importante.