Áncash: intervienen a evangélicos y a pastor que realizaban culto

Un grupo de agentes policiales y funcionarios de la Municipalidad Provincial de Casma (MPC) irrumpieron en una iglesia evangélica que ayer estaba realizando un culto. Esta situación sucedió un domingo, día en que hay toque de queda por el estado de emergencia.

El hecho ocurrió en la ciudad de Casma, exactamente en el asentamiento humano Alberto Portella. En la actividad litúrgica participaban un pastor y siete mujeres.

La intervención se hizo también con presencia de las autoridades municipales, quienes advirtieron que ninguno de los intervenidos contaba con una mascarilla que pudiera disminuir el riesgo del contagio del covid-19. Policías y serenos ingresaron al local religioso y procedieron con la detención del pastor, quien organizó el encuentro.

Todos los asistentes le rendían culto a Dios, pero sin emplear mascarillas y en plena inmovilización social obligatoria. Además, algunos dijeron que oraban para que sean salvados de la pandemia.

El gerente de Servicios Públicos, Ciro Ramírez, dijo que en varios puntos de Casma “han encontrado ciudadanos caminando a pesar del día de inmovilización”.

“También hemos intervenido a mototaxistas que están circulando hoy (domingo). Las autoridades estamos en el derecho de intervenir para que los ciudadanos acaten las normas”, mencionó. Además, dijo que la Policía nacional ha puesto 15 papeletas y se llevaron al estadio de Casma a 30 personas que serán sancionadas por incumplir lo dispuesto por el Gobierno central.