Samia, una  niña de tan solo 09 años de edad fue asesinada por el hombre que era su marido, identificado como Sharafuddin, de 35 años. El sujeto y la niña contrajeron matrimonio cómo pago de una deuda familiar, en Afganistán.

Naqibullah Amini, gobernador provincial, confirmó dicha información, asegurando además que el presunto asesino  “huyó del lugar después de los hechos”. A pesar de que el aparente responsable de este hecho haya desaparecido, el padre de la niña fue arrestado por ser partícipe del matrimonio forzado de su propia hija.

Hashim Ahmadi, representante de la ONG Ayuda Humanitaria para las Mujeres y Niños de Afganistán informó a The Guardian:

“El padre afirma que fue entregada en ‘baad’ (deuda) para resolver una disputa entre ellos dos, pero en realidad la niña solo tenía siete años cuando fue vendida en matrimonio por unos 13.500 dólares.”

Además asegura  en forma de denuncia:

“No es la única, hay que entender que cientos de niñas se convierten en víctimas de esta violencia todos los días en Afganistán.”

A pesar de que se ha detectado una reducción de un 10% en cinco años ante los matrimonios infantiles, sigue siendo un problema serio para la sociedad.