Acné de Mascarilla: Nueve consejos para minimizar su aparición durante el verano

El verano está aquí, nuestro primer verano en pandemia, y; a diferencia de otros veranos, ahora tenemos la obligación de usar mascarilla. Lamentablemente para la piel del rostro que se cubre con ella, esto podría significar que el acné, las inflamaciones e irritaciones cutáneas contarían con un ambiente mucho más propicio para desarrollarse y generar los indeseados granitos; e incluso, comezón a causa del incremento en la resequedad de la piel.

Estos males de la piel, entre ellos el conocido (y reciente) “acné de mascarilla” surgen a causa de uno o más de los siguientes factores:

1) El ambiente cálido y húmedo que genera nuestro aliento dentro de la mascarilla. Y en verano aún más.

2) El tapado, fricción (roce) o presión sobre la piel del material y elásticos de la mascarilla.

3) La acumulación de bacterias en la superficie de la piel.

4) Daño en de la capa protectora natural de la piel.

¿Qué es lo mejor que puede hacer?… ¡mantener el rostro siempre limpio!. Aquí algunos consejos prácticos:

1. Lave y cambie:

Sin importar el tipo de mascarilla que usted use, asegúrese de que siempre esté limpia y rote constantemente en su uso. No use una misma mascarilla varias veces. Imagínese que es como una prenda íntima: usela, lávela y vuelvala a usar. Si es una mascarilla descartable: úseala y descártela.

Con esto, evitará la acumulación de bacterias sobre su piel.

Para el lavado, de ser posible, opte por detergentes suaves e hipoalergénicos.

2. Tome descansos en el uso de la mascarilla:

Si usted debe usar la mascarilla por largos periodos, tome “descansos” de 15 minutos cada 4 horas de manera de permitir que la piel “respire” libremente.

3. Lave, humecte y proteja su rostro:

Usar el producto de limpieza facial equivocado podría exacerbar cualquier problema cutáneo. Se recomienda el uso de un limpiador suave, sin fragancia, con ph-balanceado, seguido de un humectante facial, antes y después de usar la mascarilla. Finalmente, aplique un bloqueador solar de iguales características e hipoalergénico.

4. Escoja el humectante facial y bloqueador solar que le funcione mejor a su tipo de piel:

Si tiene la oportunidad, busque la evaluación de un profesional, quien le indicará el tipo de piel que usted tiene y qué humectante y bloqueador solar le funcionaría mejor. Aplicarse los productos incorrectos podría perjudicarlo y agudizar los problemas en la piel actuales o generar nuevos!.

5. No use maquillaje:

El maquillaje debajo de la mascarilla podría tapar los poros y, en consecuencia, generar erupciones. Si por trabajo u otro motivo no puede evitar el uso de maquillaje, asegúrese de que este sea “no-comedogénico” o que indique claramente que no obstruirá los poros.

6. Evite probar nuevos productos de cuidado de la piel:

El uso de mascarilla, aunque sea por periodos cortos, puede hacer que la piel se sensibilice. Se sugiere evitar el uso de productos agresivos como peelings químicos o exfoliantes; más aún si es que son productos que los va a probar por primera vez.

7. Use menos de ciertos productos de limpieza facial:

Cuando usted cubre su rostro con una mascarilla, algunos de los productos que usted usa habitualmente podrían ahora irritar su piel. Si esto sucede, reduzca o elimine su uso.

8. ¡No se pellizque los granitos!

Aunque esto es válido para cualquier estación del año, si usted manipula algún granito en el rostro, podría causar que le quede una mancha, cicatriz, empeorar un acné activo o generar la aparición de más o nuevas erupciones!. No manipule su rostro, excepto cuando se lo esté lavando.

9. ¡Consulte a su médico!

Si usted presenta problemas en la piel del rostro de forma agresiva e incontrolable, ¡consulte a su médico!. Podría ser que usted necesite productos faciales específicos, productos tópicos medicados; o incluso, tratamiento farmacológico.