Abuelito durmió cinco días con el cadáver de su esposa con Covid-19 en Cusco

Un hombre de 80 años denunció que tuvo que convivir con el cadáver de su esposa por cinco días, luego que ella falleciera a causa del COVID-19. Esto ocurrió en el Pueblo Joven Chocco, del distrito de Santiago, en Cusco.

Se trata de Erasmo Sarmiento (80), quien vivía junto a su esposa Margarita Aime (75), en una habitación alquilada. Erasmo informó a las autoridades de Salud sobre la muerte de su esposa y llegaron hasta su casa integrantes del Comando COVID-19.

Los especialistas le tomaron las muestras de rigor a los restos de la anciana, lo embolsaron y lo dejaron en su habitación, indicando que volverían, hecho que nunca sucedió, según informó Correo.

Los vecinos informaron que el abuelito sufre de Alzheimer y no se da cuenta de lo que pasa a su alrededor. Por esta razón, durmió con el cadáver de su esposa en su habitación.

Se quejan

María Canchi, dirigente vecinal, denunció que llamaron en reiteradas oportunidades a la Policía, la cual indicaba que en estos casos se hacía cargo la Diresa, y la Diresa que mencionaba que el cuerpo debía ser dispuesto y enterrado por los parientes de la víctima.

“El señor sufre de Alzheimer, le preguntas sobre su esposa y él dice que se ha ido a trabajar, él no tiene recursos económicos, la municipalidad debería de apoyarlo y también debería desinfectar su vivienda y todo el barrio”, señaló.

La situación se habría hecho insostenible cuando fuertes olores comenzaron a emanar de la casa, constituyéndose el hecho como una preocupación de carácter sanitario.

Finalmente, luego de cinco días de permanecer embolsado en su casa, los restos de la anciana fueron trasladados hasta la Morgue de Cusco.

Anciano convivió cinco días con el cadáver de su esposa en Cusco