Abogado de Toledo afirma que aislamiento le puede provocar ansiedad y paranoia

Desde hace un mes, el expresidente Alejandro Toledo pasa sus días confinado en la cárcel de Santa Rita del suburbio californiano de Dublin, en Estados Unidos, aislado del resto de reclusos, bajo altas medidas de seguridad y con solo una hora de acceso al patio cada dos días.

Así lo reveló el abogado público de Toledo, Steven G. Kalar, en el memorándum remitido al despacho del juez estadounidense Thomas Hixson, en el que detalla las condiciones de reclusión de su defendido y se hace referencia a los “mínimos ingresos” que percibe el exjefe de Estado, para argumentar su supuesta insolvencia, que será resuelto el jueves 22 por el propio Hixson.

DETALLES.

Kalar sostiene que el estado de aislamiento del expresidente -que ocupa una celda de 10 m2 aprox.- limita las comunicaciones que ambos mantienen y pueden generar, a largo plazo, “efectos nocivos” y reacciones psicológicas adversas en su defendido como trastorno de sueño, ansiedad y pánico, agresión y rabia, paranoia, etc.

Señala que Toledo se encuentra en el área “Separación Administrativa”, que cuenta con una zona recreativa interior, donde solo puede estar un recluso a la vez por una hora al día. Toledo comparte el espacio con otros 13 reclusos y el citado patio solo permanece habilitado por 8 horas al día.

La defensa pública del exmandatario también advierte que Toledo aparece con grilletes y estos unidos a una cadena en su cintura “cada vez que se ha reunido con un abogado”, sin la posibilidad de que estas le sean retiradas.