36 integrantes de “Los Intocables de Ica” son capturados

Organización criminal se dedicaba al tráfico ilícito de drogas, receptación y tenencia ilegal de armas

La Policía Nacional del Perú (PNP) y el Ministerio Público detuvieron esta madrugada a 36 integrantes de la organización criminal Los Intocables de Ica, dedicada al tráfico ilícito de drogas, receptación y tenencia ilegal de armas y artefactos explosivos en la zona sur del país.

De acuerdo con las investigaciones policiales, Los Intocables de Ica ejercían el control absoluto en el acopio, distribución, venta y comercialización de cocaína, pasta básica de cocaína (PBC) y marihuana en toda la provincia de Ica. Debido a que su campo de acción resultaba muy extenso, conformaron una estructura criminal a partir de zonas de distribución, sectores de venta y por vínculos de familiaridad.

El ministro del Interior, Mauro Medina Guimaraes, señaló que “la organización criminal operaba desde el 2005. Se encargaban de traer cocaína, PBC y marihuana desde el Vraem a través de Pisco. Los Intocables de Ica administraba el 95% de la micro comercialización de droga en esta región. La investigación contra ellos duró alrededor de 15 meses”.

Asimismo, apuntó de que se trata “de una intervención directa contra la micro comercialización de drogas que afectaba a jóvenes y niños. Las actividades ilícitas de esta organización criminal eran generadores del delito y de la adicción”.

El titular del sector Interior resaltó el trabajo articulado entre la Policía Nacional y el Ministerio Público. “Al frente del megaoperativo número 38 del 2018 estuvo la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac). En la intervención participaron un total de 780 efectivos policiales, con apoyo de 68 fiscales especializados en crimen organizado”, precisó.

Las fuerzas del orden allanaron un total de 69 inmueble, incluyendo una celda en el penal de Chincha. También se produjo la incautación de 45 vehículos relacionados con los integrantes de Los Intocables de Ica.

El cabecilla de la organización criminal fue identificado como Juan Huachua Gonzales (35), más conocido en el mundo del hampa como El Capo o El Botija, quien sigue siendo buscado intensamente por las autoridades. Este sujeto utilizaba su vivienda, ubicada en el distrito de Parcona, como lugar de acopio y almacenamiento de grandes cantidades de droga, la cual era traída desde el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) a través de Pisco. La zona donde residía era conocida como La Favela del Capo o El Sector de La Perrera.

Su lugarteniente era su madre, María Angélica Gonzales Falcón o alias Doña María. Asimismo, como almacenadora y dirigente económico figuraba su conviviente, Rosario Piedad Carhuayo Huasaquiche, alias Piedad.

Standard whatsapp image 2018 08 17 at 06.24.53

La mercancía

Los proveedores, distribuidores y altos mandos de la organización criminal repartían la droga que recibían desde el Vraem hacia los abastecedores y comercializadores bajo la modalidad de al peso o a granel (por kilos).

Sin embargo, en algunas ocasiones entregaba el producto empaquetado de acuerdo con su tipo: la cocaína en papel satinado o de revista, bolsas plásticas transparentes anudadas en su extremo libre para el PBC y bolsas plásticas con cierre hermético para la marihuana.

El principal abastecedor de la organización criminal era Raymundo Flores Méndez, quien actualmente se encuentra recluido en prisión. Durante el día se constituía de manera constante y permanente a La Favela del Capo o El Sector de La Perrera con la finalidad de proveerlo con droga en peso. Al mismo tiempo, era el encargado de supervisar y brindar seguridad en toda la zona mencionada, donde existían 15 inmuebles de venta y comercialización de droga.

Standard whatsapp image 2018 08 17 at 00.45.57

Brazos de apoyo

Para defender la hegemonía en el ilícito negocio de las drogas y actuar con cierta impunidad, Los Intocables de Ica contaban con un brazo armado de contención y seguridad, para el cual reclutaban avezados delincuentes; y un brazo de protección y seguridad legal, compuesto este último por efectivos en actividad de la PNP.

Se trata de los agentes policiales Joel Rori Roca Chumbes, alias Joel; César Demetrio Ramos Ramírez, alias Lagarto; Christian Walter Pimentel Laguna, alias Pimentel; y Néstor Ademir Rivera Euribe, alias Rivera.

Ellos cumplían la función de prevenir a los líderes de la organización criminal sobre acciones de inteligencia, operativos e investigaciones de la PNP o el Ministerio Público en contra de sus integrantes. De igual forma, alertaban sobre posibles desplazamientos de personal policial hacia las zonas conocidas como La Favela del Capo o El Sector de la Perrera.

Por otro lado, según las autoridades, los efectivos planificaban intervenciones en los inmuebles donde Los Intocables de Ica comercializaban la droga con orden judicial o por flagrancia delictiva para desviar la atención. Al final solo allanaban locales vacíos, lograban incautaciones menores o detenían a los micro comercializadores que hacían de paseros o campanas.